Librería
 

EL DERECHO DE LA MODA O FASHION LAW EN EL PERÚ

EL DERECHO DE LA MODA O FASHION LAW EN EL PERÚ

Articulo escrito por Annalucia Fasson Llosa

En el Perú, el Derecho de la Moda es una especialización que surge como tal hace no más de cuatro años atrás, a diferencia de la moda propiamente dicha que ha estado presente desde tiempos inmemorables, teniendo en los años 70-80 una primera revolución con el emporio comercial Gamarra, símbolo de una Lima emergente, emprendimiento e inmigración, de un lado, y del otro, los primeros desfiles de moda con los diseñadores de moda Jack Abugattas y Rosario de Armenteras.

Mientras que en los años 90 surge una segunda revolución con la inauguración del centro comercial Jockey Plaza Shopping Center, que rompe el modelo de los centros comerciales tradicionales enfocados en la venta de locales e instaurando en el Perú un nuevo modelo de negocio basado en el arrendamiento de locales organizados por una administración autónoma e independiente, implementando una renta variable, un fondo de mantenimiento y fondo de promoción en los contratos de arrendamiento, como una suerte de incentivo al mismo centro comercial a realizar una mejor gestión, ya que tener una preocupación constante por el flujo de público implica mayores posibilidades de venta, y a mayor venta implica una renta variable más elevada.

A su vez, en el año 2003 con el proyecto del centro comercial Mega Plaza se apostó por instaurar este tipo de establecimientos en zonas emergentes siendo el éxito de este proyecto, la llave para que años más tarde se abran centros comerciales de manera habitual en estas zonas e incluso en provincias, pero este paso no fue fácil, ya que inicialmente fue bastante complicado conseguir financiamiento para llevar a cabo este proyecto, donde después de varios intentos, un préstamo sindicado lo hizo realidad, y contra todo pronóstico el primer año se superó todas las expectativas.

La tercera revolución es la diversidad que se dio a este sector con la presencia de marcas internacionales que se animaron a abrir sus tiendas en nuestro país,como las marcas de lujo CH Carolina Herrera o Versace Collection y la consolidación de marcas peruanas como Moda & Compañía y Michelle Belau, así como la aparición de nuevos diseñadores de moda peruanos que rompieron esquemas como Sitka Semsch o Claudia Jiménez.

Ello se complementó con una cuarta revolución que se dio gracias a la apertura de cadenas fast fashion en el Perú, como Zara, Forever 21 y H&M, batiendo récords de venta, por su dinamismo e impulso al consumo.

Es importante mencionar que moda no se reduce a ropa, sino que incluye también entre otros, calzado, perfumes, joyas, accesorios, decoración, entre otros, formando de esta manera un sector importante en la economía de cada país, sin embargo, años atrás en el Perú era un nicho que estaba desatendido juntamente con el sector textil. En ese contexto, es que surgió la propuesta de aperturar un área especializada para este sector y nace el Derecho de la Moda propiamente dicho en el Perú, con el lanzamiento del área en el Estudio Muñiz, Olaya, Meléndez, Castro, Ono & Herrera Abogados, la primera en su género en nuestro país.

Lo fundamental en el Derecho de la Moda es conocer el negocio, el derecho se aplica a la industria de la moda, a la industria textil y al fashion retail, por lo que es imprescindible conocer las principales características de este sector y sobre todo los problemas que presentan para poder asesorarlos. Este sector tiene sus propias necesidades y se diferencia de otros por ser estacional, tener tendencias de consumo, evolucionar muy rápido, ser una de las pocas que no descansan –  trabajan los 365 días del año de lunes a domingo, incluyendo feriados, especialmente por comercio electrónico y redes sociales, entre otros.

Es por este motivo que el Derecho de la Moda se distingue de otras especialidades, ya que no cualquier profesional puede asesorar a una empresa de este sector en la elaboración y negociación de contratos de cesión de derechos de imagen para photo – books, publicidad y catálogos o pop-up store en centros comerciales, como en la instalación de tiendas físicas, digitales, showrooms, y a su vez en el financiamiento para proyectos de emprendimiento o empresas consolidadas.

Siendo el mayor hito en estos cuatro años, el cambio de paradigma de los ejecutivos, profesionales del derecho y el público en general, debido a que cuando se lanzó el área existía mucho prejuicio ante esta industria, señalando que era superficial o banal, pero poco a poco se dieron cuenta que el detrás de cámara era otro, ya que habían problemas reales, problemas laborales, problemas con contratos o problemas de índole medio ambiental, por citar algunos, por lo que en realidad si era un nicho importante que se podía atender, sino miremos los más de US$ 4,000 MM que origina el sector textil, en esta industria hay mucho dinero en juego.

Pues aunque lo que se vende es algo bonito y glamuroso para generar la compra del producto, en realidad es una industria que tiene problemas como cualquier otra, problemas que deben ser atendidos por un especialista que los entienda y pueda aportar al desarrollo de la empresa.

Actualmente, una de las tendencias en el Perú que está pegando con fuerza es la moda sostenible, ya que las personas han empezado a tomar conciencia del fondo de las cosas, es decir, ya no solo se preocupan en que si es bonito o no un producto, sino si la empresa que lo produce o comercializa cumple con las leyes aplicables para dicho sector, si se cumple con las leyes laborales o medio ambientales, es decir, los consumidores se han empezado a preocupar respecto de quién hace su ropa.

Esta tendencia no es ajena a las fast fashion, por más increíble que suene esto, ya que, están orientando sus propuestas a cumplir con los principales fundamentos de este movimiento, como por ejemplo H&M ya está incluyendo en su publicidad el reporte de fabricación de sus prendas, es decir, en qué consiste su ropa y sus materiales, lo que origina transparencia entre los consumidores y este tipo de empresas, por ello, considero que de aquí a diez años el cumplimiento de todas las normas va a ser el pilar en esta industria.

El Derecho de la Moda, como hemos mencionado, incluye a una variedad de agentes, por lo que nuestro reto sigue siendo concientizar a los emprendedores y empresas que se dedican a este rubro que es necesario contar con una asesoría legal especializada para desarrollar sus negocios, una asesoría que solucione problemas reales de una industria real que mueve millones de dólares.

Por ello, como Estudio Muñiz hemos dirigido nuestros esfuerzos en tres partes, el primero asesorando a startups, pymes, mypes, y aquellas empresas que recién estén iniciando, para brindarles soporte legal con el objetivo que puedan emprender su negocio cumpliendo con las normas a la fecha.

El segundo, a los clientes que ya cuenten con una empresa en pleno funcionamiento, pero que necesitan planeamiento, necesitan de asesoría legal para crecer, y en muchos casos pasar de ser informales a formales.

Y el tercero es invitar a las empresas extranjeras para que inviertan en Perú, hoy en día, estamos celebrando contratos de franquicia bastante grandes con reconocidas cadenas y marcas de moda, por lo que me gustaría trasladar a los inversionistas que no tengan miedo de venir al Perú, pues tengan la seguridad que hay un área especializada que conoce este sector y que está dispuesta a brindarles todo el respaldo posible.

Confío en que esta nueva especialización contará con un mayor respaldo y se desarrollará cada vez más en distintos países, y que el Estado Peruano contribuirá con leyes para impulsar el desarrollo de este sector de moda, textil y fashion retail en general. Me encuentro gratamente complacida de ver iniciativas como las que recientemente el Ministerio de Producción del Perú ha anunciado, que busca reactivar la mesa textil para apoyar a las mypes y otras empresas del sector[1]. Ojalá que pronto nuestras autoridades tomen conciencia que no sólo se desarrollaría este sector, sino que fomentándolo generaría más trabajo e ingresos a todos los peruanos.

[1] BARRIOS, Rocío (31 de julio de 2019), Entrevista de Luis Hidalgo para el Diario Gestión, pág. 14.

Annalucia Fasson Llosa

Abogada por la Facultad de Derecho de la Universidad de Lima, Perú. Magister en Finanzas y Derecho Corporativo en la Universidad de ESAN, cuenta con una especialización en Derecho de la Moda otorgado por el Fashion Law Institute at Fordham Law University, New York, convirtiéndose en la primera Fashion lawyer del Perú y con un curso de Internacionalización de Empresas y Gestión de Personas otorgado por la Universidad ESADE, Barcelona. Entre sus experiencias profesionales se encuentra haber trabajado como abogada especialista en retail durante 7 años en el Centro Comercial Mega Plaza; Representante Bursátil de Inmuebles Panamericana S.A., así como Jefe de Finanzas en una constructora. Trabajó como abogada para la empresa Rimac Seguros y Reaseguros, que forma parte del Grupo Breca, uno de los grupos más importante del Perú. En la actualidad es socia del área de Derecho Corporativo y Jefe del Área de Derecho Moda y Retail de Muñiz, Olaya, Meléndez, Castro, Ono & Herrera Abogados. Es profesora del curso de Derecho de la Moda y de Derecho Comercial en las carreras de Diseño de Modas, Gestión Textil y del Diplomado de Fashion Management, respectivamente, otorgado por el Instituto Centro de Altos de la Moda (CEAM). También, es profesora del Curso de Aspectos Legales en la industria de la Moda y Retail en la Universidad ESAN. Ha escrito varios artículos en blogs peruanos y extranjeros sobre temas relacionados al fashion law así como ha dictado seminarios nacionales e internacionales sobre derecho de la moda en Chile y vía online en Argentina y España. afasson@munizlaw.com



Turn off snow