CINE Y MODA. PARTE 2.

DIABLO VISTE DE PRADA VESTUARIO CINE Y MODA

CINE Y MODA. PARTE 2.


RELACIÓN ENTRE EL CINE Y LA MODA.

 

En este artículo, continuaremos realizando una revisión de la unión entre el diseño y la gran pantalla de cine, con algunos de los hitos más recientes y que forman parte ya de la historia de la moda y del cine.

El vestuario se ha utilizado tradicionalmente para construir el marco psicológico de los personajes como una herramienta que permite en las artes escénicas narrar una historia. Asimismo, la moda va de la mano del glamour que rodea el mundo de la industria del cine y de sus estrellas. Además, las grandes  Casas de la moda han  aprovechado la visibilidad de la que gozan los actores como poderosa herramienta de marketing para llegar a un público mayor.

 

SI QUIERES LEER LA PRIMERA ENTRADA SOBRE LA RELACIÓN DEL CINE Y LA MODA, HAZ CLIC AQUÍ.

 

 

PACO RABANNE, ARQUITECTO DE METAL.

 

 

En la década de los ochenta, tampoco pudo dejar pasar la oportunidad de colaborar en Barbarella de Roger Vadim, adaptación de cómic de ciencia ficción de Jean-Claude Forest.  El filme contó como estrella principal a Jane Fonda. Para la película, el diseñador se permitió experimentar con el vestuario con metales y plástico, su pieza más importante fue el diseño de un body de placas metálicas verdes, de ahí que se le conozca como el arquitecto de los vestidos de metal.

La inspiración para la confección de las piezas proviene de sus años como estudiante de arquitectura en París, de los que adoptó su gusto por la búsqueda de nuevos materiales y técnicas.  Jacques Fonteray se ocupó de gran parte de las piezas de inspiración oriental y medieval. Tampoco podemos olvidar que Paco Rabanne tuvo una participación clave en la creación de las piezas de Audrey Hepburn en la película Dos en la carretera de 1967 o en la adaptación cómica de James Bond en Casino Royale. Su participación en esta y otras películas le valieron su condición de diseñador clave de la cultura pop.

 

GIORGIO ARMANI, NUNCA FALLA.

 

“El cine ha sido mi primer y verdadero amor” Giorgio Armani.

 

 

AMERICAN GIGOLÓ ARMANI

 

El diseñador siempre ha declarado la gran influencia que ha tenido en su posterior estilo las películas de los años treinta y cuarenta con figuras como Cary Grant o Montgomery Clift. Más adelante, como consolidado diseñador, revolucionó el estilo masculino en su colaboración con American gigolo en 1980  con Richard Gere como el gran abanderado de un estilo elegante, natural y relajado.

En las películas del agente 007, la moda ha ocupado siempre un papel importante. Así, Azzedine Alaïa participó en Panorama para matar en 1985 vistiendo a Grace Jones para la nueva película del mítico agente 007. En esta película, destacaron sus trajes de cuero, seda y punto. También, Sean Connery ha sido reconocido por sus elegante trajes al igual que Daniel Craig y Tom Ford.

Como anécdota, Jodie Foster que en anteriores ceremonias de los Oscar había sido criticado por sus looks, optó por un Armani para recoger su Oscar en 1992 como mejor actriz por su participación en El silencio de los corderos, siendo en esta ocasión muy aplaudida. Tal y como rememora “un Armani nunca te falla”. La marca siempre ha defendido el gran poder del cine como estrategia de marketing. Así en el 2013, fue muy sonado su millonario contrato con Cate Blanchett que la convertía en la nueva embajadora del perfume Si.

 

 

PRADA, REINVENTANDO LOS CLÁSICOS.

 

Tampoco podía faltar Prada en esta lista, su aparición más destacada llegó en 1996 con la película Romeo y Julieta trasladando el clásico shakespeariano a una estética californiana, nos presenta un Romeo de camisas hawaianas y su mítico traje azul.

 

EL GRAN GATSBY CINE Y MODA VESTUARIO DE OSCAR DE CATHERINE MARTIN

 

También, estuvo presente en la adaptación del clásico El gran Gatsby que contó con su colaboración y que se alzó con el Oscar al mejor vestuario para Catherine Martin. La película transcurre en el Nueva York de los años 20, y para la misma, escogió  el uso de plumas, bordados, perlas y vinchas en la cabeza.

 

Nuestra colaboración con Prada recuerda al estilo europeo que emergía entre la aristocracia de la costa este en los años veinte. La moda de la época reflejaba el desarrollo de una dicotomía entre los que aspiraban a los privilegios, look de Ivy League, y los que aspiraban al glamour, decadencia y sofisticación europeas. Esta colaboración refleja esta colisión de estéticas» Catherine Martin (diseñadora de vestuario).

 

 

 

PELÍCULAS QUE CONSOLIDARON LA SIMBIOSIS MODA-CINE.

 

CINE Y MODA

En 1990, Pretty Woman llevó a las pantallas a Julia Roberts que lució algunos de los estilismos más famoso de la historia del cine y ocupando la moda un papel central de la trama y la transformación de su personaje. Otra de las grandes películas que destacó por su vestuario fue Clueless reflejando el estilo imperante en los años 90’s con numerosos guiños a Calvin Klein y Alaïa. En esta película, destacan sus combinaciones de estampados de cuadros y los cardigans.

En 1977, Diane Keaton se puso en frente de la cámara de Woody Allen para rodar Annie Hall. Sus prendas de corte masculino y vintage firmadas por Ralph Lauren junto con otras de segunda mano la llevaron a convertirse en un icono de estilo de la mano de la directora de vestuario Ruth Morley. Pronto, se extendió por diferentes partes del mundo el “look Annie Hall” que sigue reversionándose en la actualidad.

 

“Pantalones de pinza, zapatos planos, corbatas, americanas y camisas de cuadros, sombreros de ala ancha, chaleco y gafas grandes” Diane Keaton

 

LA ERA DE PATRICIA FIELDS.

 

Patricia Field ha sido la encargada del vestuario de El diablo viste de Prada y de Sex and the city, películas en la que la moda ha sido uno de los elementos centrales para construir la personalidad de las protagonistas con la participación de grandes diseñadores como Dior, Prada, Valentino, Oscar de la Renta… entre otros muchos.

 

EL UNIVERSO CREATIVO DE SOFIA COPPOLA .            

Algunos de los ejemplos más reciente que hemos vivido de la unión entre cine y moda, lo encontramos en el universo creativo de Sofia Coppola en el que destaca la psicología de sus personajes femeninos, cargado de una fuerte atmósfera que consigue gracias a su estética.

Su filmografía constituye una continua unión entre el mundo de la moda caracterizado por sus tonos de color pastel y el uso de texturas y planos que nos transportan al mundo de los onírico. Sus primeros pasos comenzaron trabajando para la firma de Alta Costura Chanel donde inspiró uno de los bolsos diseñados por Marc Jacobs que lleva su nombre y que la permitió conocer de cerca este sector. Debemos recordar que además de sus películas, la directora ha rodado varias campañas publicitarias para firmas como Dior o Cartier e incluso ha dirigido una ópera, La Traviata escogiendo para la ocasión prendas creadas por Valentino.

En su primera película Las vírgenes suicidas confió en la diseñadora de vestuario Nancy Steiner quien trató de plasmar el estilo de vida americano de finales de los setenta.

Para el diseño de las prendas, ambas, directora y diseñadora trabajaron mano a mano acudiendo a tiendas de segunda mano de Los Ángeles y Toronto. Lo más destacable del resultado final fue la maestría con la que dotan a cada una de las hermanas de una personalidad propia gracias a los atuendos escogidos para cada una de ellas.

Otro de sus filmes más aplaudidos en el que ambas creativas participaron juntas para conseguir un vestuario coherente fue en Lost in Translation (2000) contando con la colaboración de las firmas de moda A.P.C y Agnès B. junto con prendas de la tienda de la propia directora Milkfeld consiguieron rodear al personaje de Scarlett Johanson de una cierta tristeza, estilo  que posteriormente se denominó normcore.

Maria Anotnietta consolidó la importancia de la estética en el mundo de Sofia Coppola. En este caso, contó con la colaboración de Manolo Blahnik y Milena Canonero, creando una atmósfera de colores pastel pleno de vestidos, tocados, dulces, vajillas y estampados excesivos que pretendían mostrar el exceso de la vida palacial y el deseo de diversión adolescente. La película se alzó con el Oscar a Mejor Vestuario para Milena Canonero reconociéndose su trabajo como uno de las mejores reinterpretaciones históricas de la Francia del S. XVIII.

La diseñadora Stacey Battat fue la encargada de coger el relevo en sus siguientes películas The Bling Ring para la cual contaron con diseños de marcas de lujo como Dol­ce & Gabbana, Louis Vuitton o Dior. En su siguiente fim La seducción, Battat decidió jugar con el color blanco y pastel de los vestidos de la protagonista para darles un aire etéreo, rozando lo fantasmal.

Al igual que había hecho en anteriores ocasiones escogió cuidadosamente los complementos y formas del vestuario para caracterizar a cada una de las mujeres. Además, realizó un intenso estudio de campo profundizando en la manera en la que se creaban los tejidos de la época.

 

PEDRO ALMODÓVAR Y LA MODA EN SU CINE.

 

“La ropa está ahí para transmitir emociones” Pedro Almodóvar

 

El cine de Pedro Almodóvar tampoco se queda atrás en la creación de una atmósfera específica y el cuidado de la estética. La moda ha jugado un papel importante en todas sus películas. En Tacones lejanos, la convulsa relación entre las protagonistas está marcada por una madre fiel al estilo de Armani frente a su hija que se prefiere un look más chanelista. Su diseñador de cabecera fue Francis Montesinos, muy ligado a la movida madrileña. Sus prendas aparecen en Pepi, Bom y otras chicas del montón y en Luci.

 

 

 

EL CINE DE ALEXANDER MCQUEEN.

 

Otro de los grandes diseñadores que ha confesado su estrecha relación el cine ha sido Alexander McQueen. Gran parte de la inspiración del diseñador proviene de las underground films entre las que se encuentra Buffalo’66  de Vicent Gallo junto con Paris, Texas de Wim Wenders. Asimismo, siempre ha expresado una gran admiración por el cine de Hitchcock de ahí que su colección primavera-verano 2001 estuviera dedicada a la película Los pájaros de dicho director.

Asimismo, la colección primavera-verano del año 2004 se basó en Danzad Malditos dirigida por Sydney Pollack, para la cual reversionó los motivos florales así como el uso de telas de gran levedad. En el año 2005, su colección otoño/invierno tuvo como base el filme El hombre que sabía demasiado, a partir del cual diseñó las siluetas y los tejidos. Más adelante en el 2007 tomó como referencia a Barry Lyndon de Stanley Kubrick.

 

 

TE RECOMENDAMOS LAS SIGUIENTES PUBLICACIONES SOBRE MODA Y CINE QUE PODRÁS ADQUIRIR EN AMAZON.

 

 

FUENTES UTILIZADAS EN ESTE ARTÍCULO.

 

 

Tags:


error: Este contenido esta protegido !!
0
    0
    Tus descargas
    No tienes descargasVolver a descargas