BARNEYS AND SAKS REGRESA A NUEVA YORK 2021

BARNEYS AND SAKS REGRESA A NUEVA YORK 2021


BARNEYS REGRESA A LA CIUDAD DE NUEVA YORK.

 

Barneys Nueva York ha sido, sin duda, parada obligatoria en Manhattan para los grandes iconos de la moda, llevando el lujo y las últimas tendencias por bandera. Sin embargo, desgraciadamente, los emblemáticos grandes almacenes se declararon en quiebra en 2019, cerrando sus tiendas en 2020 y reapareciendo en 2021, si bien ahora dentro de Saks.

 

Si quieres leer la quiebra de Barneys y su historia, haz click aquí.

 

Sofia Richie y Scott Disick en Barneys

Las causas.

 

La expresión “renovarse o morir” representa a la perfección lo sucedido con Barneys. La firma fue víctima, por un lado, del aumento de las compras online, con un público que cada vez aprecia menos la experiencia sensorial que conlleva comprar en un lugar como Barneys, caracterizado por su trato personalizado; y, por otro, de la subida del precio de los alquileres, como puso de manifiesto Bloomberg, destacando que el alquiler del inmueble situado en Madison Avenue se había triplicado, por lo que la compañía intentó reducir el tamaño de su establecimiento.

 

La consejera delegada de Barneys, Daniella Vital, en un comunicado afirmó: “Como muchos en nuestro sector, la posición financiera de Barneys New York ha recibido el fuerte impacto de un entorno minorista complicado y unas estructuras de alquiler que son excesivamente altas en relación con la demanda de mercado”.

 

El espíritu de superación.

 

Sin embargo, decidieron afrontar la situación con humor, colgando carteles en el escaparate de su tienda insignia de Nueva York con frases como “Not Closed”, “The Emperor Has Clothes”, “Give Me Some” y “Attention Shoppers”.

Además, en sus tiendas podíamos encontrar el siguiente mensaje para sus clientes:

 

Hemos afrontado dificultades financieras. Pero, a pesar de lo que haya escuchado, Barneys llegó para quedarse…. Comprad, contemplar, derrochar, pavonearse, complacer, lucir fabuloso, son instintos humanos básicos y, a veces, pueden meternos en problemas. Sin embargo, estamos abiertos para ti. Y esta no es nuestra última temporada. Siempre tuyo, Barneys.

 

 Muy a pesar de Barneys, en el mes de febrero del año 2020, echa el cierre a su tienda insignia de Madison Avenue, y antes de ello rebajó el precio de sus prendas para que los neoyorkinos pudieran adquirir sus últimos productos, lo que creó un significativo revuelo.

Tanto es así que el New York Times publicaba “Barneys ya está vacío. Esta noche en la ciudad de Nueva York, tras la quiebra de la empresa minorista, los compradores inteligentes se han adentrado en la reducción final de la tienda -¡100% de descuento!- y se han probado los zapatos que han dejado en la basura en la acera”.

Barneys tomó la decisión de tirar en bolsas de basura su stock restante, lo que provocó por un lado que la gente acudiera para rebuscar y hacerse con alguna prenda gratuita, y por otro, las críticas en redes sociales que no tardaron en llegar, aludiendo que la empresa no había pensado en las personas más necesitadas, haciendo comentarios como “la ironía de capitalismo”, o “Estoy muy disgustada. ¿No podían haber donado estos artículos?”.

Todo esto ocurría tras declararse por segunda vez en bancarrota, el 6 de agosto de 2019, pues ya había pasado por esta situación en los años 90.

 

El Capítulo 11 de la Ley de Quiebras norteamericana

 

La Oficina Administrativa de los Tribunales de Estados Unidos explica que este capítulo de la Ley de Quiebras, al que se acogió Barneys, brinda la oportunidad a las empresas de reorganizar sus deudas, normalmente en un esfuerzo por mantener a la empresa en funcionamiento.

Chapter 11 of Title 11 of the United States Code.  “This chapter of the Bankruptcy Code generally provides for reorganization, usually involving a corporation or partnership. A chapter 11 debtor usually proposes a plan of reorganization to keep its business alive and pay creditors over time. People in business or individuals can also seek relief in chapter 11“.

La citada oficina informa que “un deudor del Capítulo 11 generalmente propone un plan de reorganización para mantener vivo su negocio y pagar a los acreedores con el tiempo”.

Así mismo, agrega que “cuando una compañía ingresa al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos significa que se acoge a un proceso de reestructuración de la empresa”. 

 El director de los programas de Negocios Internacionales de la Universidad Ean, Michael Torres, explicaba a “Dinero” la gran diferencia existente entre el Capítulo 11 y el Capítulo 7 de la Ley. Este último capítulo tiene como única finalidad la liquidación y venta de los activos de la compañía, y la distribución entre los acreedores del producto de esa venta.

La regulación contenida en el Capítulo 11 de la ley norteamericana, en línea con el contenido de nuestra Ley Concursal (texto refundido aprobado por Real Decreto Legislativo 1/2020, de 5 de mayo), abre la posibilidad de un proceso de reestructuración, que permita que la empresa siga operando para que pueda llegar a pagar a sus acreedores.

Sin embargo, a diferencia de lo ocurrido en la década de los 90, este procedimiento concluyó con la venta de la firma y el cierre de todos sus establecimientos.

 

La declaración de quiebra de Barneys

 

En la declaración de quiebra, en el Distrito Sur de Nueva York, la compañía afirma tener más de 100 millones de dólares en deudas y más de 100 millones de dólares en activos, y como parte de este proceso se produce el cierre de quince tiendas, entre las que se encuentran la tienda insignia de Barneys en Las Vegas, Chicago y Seattle, y todas sus tiendas outlets, a excepción de dos.

Posteriormente, el 25 de octubre de 2019, Authentic Brands, responsable de Saks Fifth Avenue, adquirió la compañía por 271,4 millones de dólares, lo que conllevó el cierre de las tiendas Barneys restantes. Se calcula que el cierre de todas sus tiendas en Estados Unidos provocó el despido de alrededor de 700 empleados.

Poco después, tiene lugar la venta formal de la compañía, concretamente el día 2 de noviembre. Al mismo tiempo podíamos leer la última publicación de Barneys en redes sociales: “Barneys Nueva York Forever”.

El proceso culmina con la concesión de la propiedad intelectual de la firma a Saks Fifth Avenue, volviendo así al mercado bajo el nombre “Barneys at Sacks”, sin embargo, la reaparición de Barneys se ha visto retrasada por la pandemia.

 

La reactivación de Barneys: oferta innovadora

 

En el mes de enero de 2021 pudimos ver el primer “Barneys at Sacks” que se encuentra en la quinta planta del flagship de Saks en Manhattan, y en ese mismo mes abrió sus puertas una tienda independiente en Greenwich, Connecticut. Además, podemos acceder a Barneys at Sacks a través de la página web de Sacks.

Barneys at Sacks resurge ofreciendo servicios innovadores, contando así con probadores VIPS, donde los clientes pueden tomar un refrigerio, al tiempo que se les ofrece una selección de productos personalizada. Pueden, además, reservar cita previa fuera del horario que los dos recintos tienen establecido de apertura al público, y tienen la posibilidad de personalizar los probadores con looks basados en sus preferencias.

Por otra parte, los clientes que lo deseen tienen la opción de realizar la compra de forma virtual mediante videoconferencia, de la mano de un personal shopper. Pueden disponer de este personal shopper también mediante correo electrónico o vía telefónica, para realizar un pedido, con la opción de recibirlo el mismo día.

Barneys at Sacks

Para celebrar el lanzamiento, Sacks decidió asociarse con una selección de diseñadores como Anna Mason y Reese Cooper, entre otros, con el objeto de crear mini tiendas personalizadas con la finalidad de reflejar la identidad de cada marca.

 

Filosofía y expectativas de Barneys at Saks

 

Tracy Margolies, alto cargo de Sacks, dijo en un comunicado: “Estamos entusiasmados de darle vida a Barneys at Saks de una manera que sea relevante para el consumidor de lujo de hoy, con un fuerte enfoque en el descubrimiento y lo inesperado”.

 

Actualmente, no está previsto la apertura de nuevos establecimientos Barneys at Sacks. Sin embargo, la su expansión dependerá de la evolución de los actuales puntos de venta.

 

 



error: Este contenido esta protegido !!
0
    0
    Tus descargas
    No tienes descargasVolver a descargas