Alibaba: asalto del gigante del retail al sector bancario

Alibaba: asalto del gigante del retail al sector bancario

NACIMIENTO DE ALIBABA Y RAMIFICACIÓN

 

 En 1999, nace una empresa en China que revolucionó el mercado mundial, alterando el enfoque empresarial de las grandes multinacionales. Esta empresa se conoce por el nombre de Alibaba; fundada por 18 personas en un garaje y liderada por Jack Yun Ma, con el propósito de facilitar a las pequeñas y medianas empresas el acceso a un mercado hasta ese momento dominado por las grandes multinacionales del comercio.

El medio utilizado para ello fue muy simple, pues, valiéndose de Internet, Alibaba se limitó a facilitar el contacto entre comerciantes, empresas y consumidores, poniendo a su disposición la infraestructura tecnológica necesaria.

La primera compañía del grupo operaba a través de la página alibaba.com, proporcionando un servicio de ventas al por mayor online, que llegaba a casi todos los rincones del planeta. La clientela habitual de alibaba.com está integrada por agentes comerciales, mayoristas, retailers, fabricantes y pequeñas y medianas empresas, a los que ofrece servicios de cadena de suministro, logística y transporte, de aduana, financiación de productos, etc.

Tras el éxito de su plataforma original, el Grupo Alibaba decidió crear la página 1688.com, destinada exclusivamente a las ventas al por mayor online en China, manteniendo alibaba.com para las ventas en el extranjero.

Seguidamente, en el 2003, Alibaba fundó Taobao Marketplace, una plataforma de shopping personalizado, basado en el análisis de datos a gran escala, en el que interactúan comerciantes independientes y pequeñas empresas. Y cuatro años después, desarrollaron un programa de marketing tecnológico, a través del cual las empresas pueden hacer publicidad y promocionar sus marcas y productos en los distintos marketplaces de Alibaba o incluso en páginas de terceros. A esta plataforma la denominaron Alimama.

 

En el año 2008, Alibaba decidió lanzar Tmall, que ofrece servicios similares a Taobao, pero limitada a marcas de reconocido prestigio y retailers de alto nivel. El grupo además protagoniza un servicio de computación en nube llamado Alibaba Cloud (2009), líder en el sector. También disponen de otro marketplace llamado AliExpress (2010) que opera como un escaparate para distribuidores y fabricantes chinos.

Más tarde, Alibaba amplió su red de logística y distribución en China a través de Cainiao Network (2013). Siendo la última empresa del Grupo Ant Financial (2014), que ofrece a las pequeñas y medianas empresas un servicio financiero íntegro y moderno, liderado por Alipay, un servicio de pagos móvil que actualmente supera en valor a Goldamn Sachs y American Express. Asimismo, cuenta con otros servicios de pago, de autenticación de identidad y de puntuación crediticia (MyBank y Zhima Credit).

 

VÍNCULOS ESTRATÉGICOS DE ALIBABA – FASE DE EXPANSIÓN

Alibaba estableció vínculos estratégicos con diversas empresas, como Yahoo!, controlando en menos de 3 meses todas sus operaciones en China.

Paralelamente, en septiembre de 2014 el Grupo Alibaba (NYSE:BABA) cotizaba en la Bolsa de Nueva York, con una oferta pública inicial de 58.46 € ($68) por acción., que fue el OPI más elevado de la historia de EE.UU. (Véase, Forbes: https://www.forbes.com/sites/ryanmac/2014/09/18/alibaba-prices-shares-at-68-as-it-gears-up-for-the-largest-us-ipo-ever/#58bdf72e7b9c).

 

LOS RIVALES DE ALIBABA

Pero Alibaba no lidera el comercio chino en solitario, pues prácticamente desde su fundación, coexiste con otro titán chino llamado Tencent (también conocido como Tencent QQ o simplemente QQ), creado en 1998 por Ma Huateng, Zhang Zhidong, Xu Chenye, Chen Yidan y Zeng Liqing y que también opera en los sectores de información, comunicación, entretenimiento y financiero a través de distintos servicios de Internet, algunos de los cuales mencionaremos a continuación.

 

Inicialmente, QQ se introdujo en el mercado chino a través de un servicio de mensajería instantánea para PCs y móviles bajo el nombre de QQ.com y QQ Instant Messenger, respectivamente. Se trata de una plataforma que mensualmente reúne a 861 millones de usuarios, quienes acceden a la aplicación para comunicarse con otros usuarios a través de textos, videos, fotos, calcomanías y avatars personalizados. Igualmente, integra el servicio de QQ Wallet, una cartera electrónica que facilita transferencias bancarias y otras transacciones comerciales a través del código QR -el famoso código de barras cuadrado y pixelado que leen los móviles con una foto- y NFC -la tecnología que permite la comunicación entre dos dispositivos (como tu móvil y un punto de venta) cuando están cercanos y habilita el pago sin contacto físico-. QQ también es conocido por crear la red social mas grande de China, Qzone (2005), una aplicación que se asimila a Instagram, en el sentido de ofrecer una plataforma en la que circulan y facilita la subida de fotos, videos y streaming.

 

Adicionalmente, a lo largo de los años Tencent ha intentado implantarse en el sector de la información por medio de Tencent News (app de noticias), Tencent Video (plataforma de videos online) y Tencent Microblog (blog); en el ámbito del entretenimiento, con Tencent Games (operador de juegos online), Tencent Literature (librería virtual), Tencent Comic (industria de cómics), QQ Music (plataforma de música), Penguin e-Sports (streaming de deportes en vivo), Now Live (aplicación de streaming en vivo), Interest Tube (app que vincula intereses con usuarios), Tencent Classroom (plataforma online de educación) y Next Radio (app de radio). A todas estas plataformas y aplicaciones se suman otras 13 en los sectores de utilidad, inteligencia artificial, mapas digitales, servicios de computación en nube, entre otros. Y aun así, no hemos agotado la totalidad de industrias en las que se bifurca Tencent. Basta con decir que más del 50% de los trabajadores del grupo pertenecen al departamento de I+D (Fuente: https://www.tencent.com/en-us/abouttencent.html).

 

Pero la línea de negocio en la que queremos hacer especial hincapié es una versión moderna, actualizada e innovada de QQ Instant Messenger, denominada Weixin y rebautizada en 2013 WeChat. Se trata de una aplicación que establece un estilo de vida digitalizado, pues en ella se agrupan elementos de la vida social, servicios financieros, comercios y juegos. Para ser preciso, esta aplicación integra los servicios de: mensajería instantánea, pago móvil, wallet, préstamos, transferencias, juegos interactivos, comida a domicilio, noticias, reserva de taxis, GPS y mucho más. Resulta difícil creer que desde una misma aplicación puedas acceder a tantos servicios distintos, y muy lamentable que no exista una versión inglesa o en castellano, aunque realmente tampoco servirían de mucho a los potenciales clientes occidentales, pues el uso de WeChat está limitado al territorio chino (la traducción podría ser útil para quien viaje frecuentemente a China y no tenga fluidez con el idioma local).

 

CONFLICTO ENTRE TENCENT Y ALIBABA: EL SECTOR FINANCIERO

Esta larga introducción pretende llamar la atención sobre el impacto que titanes comerciales como Alibaba y Tencent tienen sobre el comercio chino, así como su decisiva influencia sobre la economía mundial.

Ahora, detengamos nuestro comentario sobre un sector económico en que directamente compiten Alibaba y Tencent. Se trata de los servicios y plataformas de pago móvil, que antes acaparaban las entidades bancarias.

 alibaba se enfrenta a los bancos clásicos

Acabamos de señalar que Alibaba y Tencent crearon plataformas de pago móvil que en la actualidad lideran el mercado chino y están presentes la mayoría de las transacciones comerciales cotidianas de este país. Téngase en cuenta que operaciones económicas realizadas en el año 2017 a través de las plataformas chinas de pago móvil generaron 13,24 trillones de euros. Es decir, 40 veces más que en EEUU. Repartiéndose Alibaba y Tencent casi por mitad estos beneficios, pues el el 54% de esos pagos se realizaron a través de Alipay de Alibaba y el 39% a través de WeChat de Tencent (Véase, Wall Street Journal: https://www.wsj.com/articles/china-tech-giants-costly-wars-to-go-cashless-1528977600). Esto convierte a China en la economía más digitalizada del mundo, al ser el único país que procesa la gran mayoría de los pagos a través de aplicaciones de esta naturaleza (Véase, Financial Times: https://www.ft.com/content/b472f73c-859e-11e8-96dd-fa565ec55929?segmentId=9b41d47b-8acb-fadb-7c70-37ee589b60ab).

 

Ahora bien, no dejemos que las cifras nos engañen, pues a pesar de que resulta evidente que Alipay de Alibaba superan en un 15% a WeChat de Tencent en lo que a cuota de mercado se refiere, muchos autores están de acuerdo en que la capacidad de crecimiento de Tencent es mucho más halagüeña. Así lo afirma Yue Wang en Is Alibaba Losing to Tencent in China’s Trillion-Dolar Payment War? (2018), para la que WeChat tiene una ventaja decisiva: la conectividad. Es decir, WeChat tiene el poder de conectar a sus usuarios con la plataforma de pago a través de la mensajería instantánea. O lo que es igual, sus usuarios pueden acceder al servicio de mensajería y pago desde una misma aplicación, lo que les permite tener un acceso más inmediato, continuado y natural a los distintos servicios.

Por esta falta de conectividad, la cuota de mercado de Alipay se viene reduciendo en los últimos años, pasando de un 70% en 2014, a un 53% en la actualidad (Fuente: Analyst International).

Ante tal traspaso de usuarios, Alibaba ha reaccionado estableciendo vínculos comerciales estratégicos con otras empresas. Así, acordaron el reconocimiento de Alipay como medio de pago principal con firmas de restauración y retail, como Intime y Suning,

Tampoco Alipay fue la única firma que puso sus ojos en el mercado de retail, siendo frecuentemente reemplazada por WeChat como medio de pago en el mercado chino. La reacción de Alipay fue no aceptar a WeChat como medio de pago en sus marketplaces. Dicho de otra manera: los gigantes entraron en guerra.

 

LA BANCA DEL FUTURO PODRÍA NO VENIR DEL SECTOR FINANCIERO TRADICIONAL

Lo dicho hasta el momento nos lleva a creer que las modalidades de pago y la innovación en el sector tal vez no esté liderada por las instituciones bancarias norteamericanas y londinenses, más bien pareciera que el futuro estuviera en manos de empresas que no tienen un origen financiero.

Como vemos, en China, el dinero fluctúa mayoritariamente por un ecosistema que fusiona redes sociales, el comercio electrónico y la banca, todo lo cual está dirigido por dos de las empresas mas valoradas del mundo, Alibaba y Tencent, cuestión no menos desconocida por la mayoría que relevante económicamente.

 

Otra consecuencia de tales estrategias comerciales es que los bancos miran con temor a Alibaba y Tencent, que pueden, sin su concurso, realizar pagos de forma fácil y económica. Incluso, se trata de una experiencia mucho más inmediata cuando acudes a aplicaciones como Alipay y WeChat, veamos a continuación el trayecto que recorre el dinero de los usuarios de este tipo de aplicaciones, en contraste al recorrido que hace el dinero de los usuarios de la banca ordinaria en EE.UU.:

Fuente: Bloomberg reporting (versión traducida)

 

 

Otra dato de interés se desprende de cómo se fracciona el pago de un transacción comercial que se procesa mediante un punto de venta. Surane y Cannon (2018) en Why China’s Payment Apps Give U.S. Bankers Nightmares, esquematizan la forma en que se distribuyen los fees de este tipo de transacciones en una compra de $100 con tarjeta de crédito, que a nuestros efectos convertimos en euros. Veamos:

Fuente: Glenbrook Partners, BI Intelligence, Plaid (versión traducida)

 

Da la impresión que Alipay y WeChat amenazan con llevarse gran parte de esos fees que cobran los distintos bancos, procesadoras de pago y red de tarjetas, con un importe aproximado de 77 mil millones de euros al año. Se estima que para el 2020 el 40% de esos ingresos se trasladarán del sector financiero a estas plataformas digitales de pago, lo que se justificaría el temor de los bancos.

Aunque ésta solo sea una de las formas en que la banca obtiene beneficios, es cierto que, si las plataformas de pago móvil siguen prosperando, el efectivo como medio de pago caerá prácticamente en desuso, con lo que los bancos dejarán de generar ingresos por los fees que cobran por dispensar dinero en efectivo a través de cajeros automáticos, por ejemplo. Una industria que genera alrededor de 290 millones de euros al año entre los distintos bancos de EEUU.

 

En tal estado de cosas, es difícil predecir la forma en que evolucionará el mercado mundial y sus distintos agentes; en un ambiente tan dinámico como el financiero, donde intervienen nuevas formas empresariales destinadas a satisfacer las necesidades actuales de los usuarios, con la incidencia nada despreciable e impredecible de las decisiones políticas de los Gobiernos.

 

[yith_wc_productslider id=33673]