ADIÓS PIERRE CARDIN
58639
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-58639,theme-bridge,bridge-core-1.0.5,woocommerce-no-js,translatepress-es_ES,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,columns-3,qode-theme-ver-18.0.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

ADIÓS AL ÚLTIMO DE LOS GENIOS DE LA MODA DE LA ÉPOCA DORADA.

 

PIERRE CARDIN

Por Carlota Castro Fariña

 

De lo personal a lo profesional: un breve recorrido por la vida privada de Pierre Cardin

 

Pietro Cardini, más conocido como Pierre Cardin, de ascendencia francesa y nacido en Italia, hasido uno de los diseñadores más destacados y admirados durante la última mitad del siglo XX.

 

Fue el más joven de los once hijos de Allesandro y María Cardin, humildes granjeros venecianos que emigraron a Francia a mediados de la década de 1920, instalándose en una ciudad minera, Saint-Etienne. Pierre Cardin y sus padres huyeron del fascismo y se instalaron primero en Saint- Étienne primero y en Vichy después. Durante su juventud se empeño en ser actor, sin mucho éxito; salvo que del periplo sacó una sólida amistad con Jeanne Moureau, y tras vadear las dificultades actorales aún consiguió hacerse un hueco como diseñador de vestuario escénico para Vittorio de Sica o Jean Cocteau. Por lo que, quizás su talento no estaba frente a la cámara sino detrás, confeccionando el vestuario. Quién le iba a decir al famoso diseñador que de su primer fracaso iba a sacar ni más ni menos que una férrea, apasionante y entrañable relación.

 

En efecto, la historia de amor entre Cardin y Jeanne Moureau comenzó por motivos profesionales en los años 60. Por aquel entonces era primordial en la vida de Cardin el que fuera su gran colaborador e íntimo, André Oliver, fallecido el 22 de abril de 1993 a los 61 años, convirtiéndose así Jeanne Moreau en una de las claves de su éxito a nivel personal. Su relación fue apasionante, viajaron mucho por todo el mundo e incluso traspasaron la barrera personal para adentrarse en proyectos comunes como la película ‘Jeanne, la française’, que produjo Cardin y que fue rodada en Brasil en 1973. Sin embargo, el amor se fue apagando poco a poco…dejando entrever una preciosa y duradera amistad. De hecho, en 2011, Pierre y Jeanne concedieron una entrevista conjunta en donde ambos rememoraron su pasado y en la que el diseñador hizo especial alusión a la fortaleza de su relación desde el día en que se conocieron.

 

Sin embargo, a pesar de su apasionamiento y de complementarse intelectualmente, nunca se plantearon casarse: “No hubiera sido una buena idea”, dijo en su momento la actriz. Ser padres sí entraba en su ecuación, pero no pudo ser:

“Hubiéramos podido. Teníamos lo que hacía falta e hicimos lo que se necesitaba. Lo queríamos, pero Jeanne tenía pequeños problemas de salud que no ayudaron. Sé que me habría sentido muy muy orgulloso de tener un hijo contigo. No habría sido feo. No habría sido tonto”

Jeanne, contra todo pronóstico y pese a los comentarios y críticas de todo su alrededor, apostó fuerte por su relación con el diseñador y ganó, dejándolo bien claro con sus posteriores declaraciones, algunas tales como: ”Cuando lo conocí, inmediatamente me dijeron: ‘¡Es homosexual, no lograrás nada!’. Les respondí: ‘¡No me importa! ¡Lo amo tal como es y tal como es me gusta!’. Pierre Cardin es uno de los regalos que me ha dado la vida. Lo quería y fui a buscarlo”.

 

Para Cardin, la muerte de Moreau el 31 de julio de 2017 fue un durísimo golpe, que supuso un antes y un después. Y ahora su historia de amor forma parte de la leyenda de dos mitos, cuyo legado seguirá vigente generación tras generación.

SUS INICIOS: DE LA HUMILDAD NACE LA GRANDEZA

Conocido y respetado por su gran capacidad de intuición y de adaptación fue, en numerosas ocasiones, creador de tendencias; y su nombre se ha transformado en una marca comercial que ha ido expandiéndose a lo largo de los últimos años.

 

Cardin, tras trasladarse a París en 1945, empezó a estudiar arquitectura y una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial se unió a la casa de moda Paquin, donde ayudó a diseñar el vestuario de la película de Jean Cocteau “La Bella y la Bestia”, proyecto que le abrió las puertas y supuso un antes y un después en su trayectoria profesional. De hecho, poco después consiguió un puesto de trabajo para la casa de Alta Costura de Christian Dior como sastre jefe, siendo él uno de los encargados de la confección del icónico New Look. Finalmente, en 1950 abrió un pequeño atelier en París, siendo ese el principio de su andadura en solitario y, tres años más tarde, debutó en la Alta Costura con su famoso “vestido burbuja” cuyo éxito le permitió abrir su primera tienda y convertirse en miembro de la Chambre Syndicale.

SU TRAYECTORIA PROFESIONAL SIEMPRE MARCADA POR SU ESENCIA

Si por algo fue conocido este diseñador fue por salirse de lo común, de las normas de vestimenta tan arraigadas de la época, por reinventarse y darles a sus diseños ese toque tan futurista y cargado de magia. Precursor del menos es más, ha sido un verdadero visionario y uno de los pocos que supo utilizar su percepción de la moda para hacerse un nombre. De hecho, su capacidad para esculpir los tejidos con sensibilidad arquitectónica fue lo que marcó su firma, junto con sus diseños futuristas y geométricos denominados “Space Age Look”, a veces incluso ignorando la forma femenina.

 

En 1957, viajó a Tokio con el objetivo de impartir clases sobre sus técnicas, concretamente, sobre su famosa técnica de corte tridimensional en el Bunka Fashion College, hecho que le convirtió en el primer diseñador en introducir la Alta Costura en el país. Dos años después, lanzó su primera colección prêt-à-porter para la tienda Printemps, una decisión arriesgada dada su condición como diseñador, que provocó su expulsión temporal de la Chambre Syndicale. En esos momentos, los diseñadores de alta costura trabajaban exclusivamente para clientes privados, para quienes la ropa estaba hecha a medida, por lo que la decisión de Cardin fue vista como una amenaza para los valores tradicionales del mundo de la moda.

 

Cualquiera que sea el caso, la decisión de poner la moda de alta costura a disposición de personas que no sean clientes privados fue una novedad para un destacado diseñador francés. También revelaba en qué se convertiría el negocio de Cardin: una corporación menos preocupada por el modelo de negocio tradicional de una casa de moda de París y más centrada en la innovación de esta industria. “La llegada del ’’prêt-à-porter’’ fue un tránsito extremadamente difícil, porque yo había empezado en el top, es decir, con la gente más esnob y más rica; así que fue para mí una decisión bastante peligrosa. Pero pensé que, políticamente, y aunque yo no fuera socialista sino capitalista, el mundo iba a cambiar de todas formas. Pensé que mi elección debía ser la de servir a la humanidad y no la de servir únicamente a los ricos”, aseguró en una entrevista en «Vogue» en el año 2003. Prueba de que él también ayudó a democratizar la moda.

Evidentemente, su resistencia a seguir las normas no quedó ahí, puesto que tan solo un año después lanzó su colección masculina a la que llamó “Cylindre”, inspirada principalmente en sus viajes. Paralelamente, los avances tecnológicos en la producción y en las telas en la década de los sesenta le permitieron dar alas a su fascinación por lo espacial, dado lugar así a su colección Space Age o Cosmocorps, caracterizadas por el minimalismo tanto para hombres como para mujeres. Hay quienes incluso decían que sus diseños iban más allá de lo unisex, rozando la asexualidad.

 

Ahora bien, si algo aprendió Cardin de su mentor Christian Dior fue que la moda traspasa fronteras y que, por ello, hay que conocer todas sus caras, incluido su lado más comercial. De hecho, Dior ya obtuvo muchos beneficios al comercializar su nombre para licenciar sus diseños a nivel internacional. Por ello, la revolución de Cardin no se va a hacer patente hasta el año 1968, cuando con el objetivo de diversificar su gama de productos, licenció por primera vez su nombre con un proveedor externo para la creación y comercialización de productos de porcelana. Él fue un paso por delante y buscó (y encontró) la aceptación global de sus diseños en los lugares más recónditos, convirtiéndose así en un pionero de lo que ahora se llama branding.

Así fue como Cardin se convirtió en una de las primeras casas de moda en expandir a otros mercados su marca. De hecho, los productos identificados con la misma iban desde accesorios y bolsos hasta interiores de casas, automóviles de lujo y equipaje, así como artículos personales como las pelucas Fashion Tres. Como dijo Caroline Milbank, “Es difícil nombrar algo que Pierre Cardin todavía tiene que diseñar o transformar con su impronta”. Si bien es cierto que la decisión de ir más allá de la esencia misma de la moda y, por ende, de abarcar tanto, dañó seriamente su nombre ya que provocó la pérdida de los conceptos de exclusividad y credibilidad que tan presentes estaban en sus diseños.

 

Pero si por algo se caracterizó este diseñador, más que por generar grandes ganancias (que también), fue porque su imaginación carecía de límites y prueba de ello fue tanto la apertura en París de un recinto dedicado únicamente a las artes y a la cultura como la adquisición del prestigioso restaurante Maxim ́s de París, en 1981. Su nombre como su esencia demostraron una vez más que nacieron para estar en boca de todos. Como él mismo dijo “El trabajo de la moda no es solo hacer bonitos trajes o vestidos, es cambiar la faz del mundo por corte y línea. Es hacer evidente otro aspecto de los hombres”.

Fue criticado por su sobreexposición, especialmente, dada la rapidez de la expansión de sus líneas de productos durante las décadas de los ochenta y los noventa. Sin embargo, ello no impidió que el resto del mundo le conociese, le admirase y le respetase. Destacó por ser uno de los pocos diseñadores que vieron en la moda algo más que la simple estética o la tendencia, vio un negocio. Fue capaz de identificar un nicho de mercado, de adaptarse a él y de utilizar sus habilidades y conocimientos como emprendedor para ganar.

 

En la década de los 2000, su fama estaba más que asentada. En 2001, creó el “Festival de Lacoste de Arte Lírico y Teatro” que tiene lugar en la comuna francesa de Lacoste en julio de cada año. Su trabajo en el ámbito de la alimentación provocó que en el año 2009 fuera nombrado embajador de buena voluntad de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). En 2016, dio por finalizado el recorrido de “Espace Pierre Cardin”, después de 45 años fomentando la cultura, y lo conmemoró con la publicación del libro del mismo nombre. Y ya en el año 2018 celebró sus 70 años de creación artística con un desfile en Beijing acompañado de presentaciones de ballet contemporáneo con vestuario creado por él mismo.

EL “ADIÓS” MÁS SINCERO A UNO DE LOS MÁS GRANDES

Por si no fuera poco lo que nos ha quitado este año 2020, Cardin falleció este martes, 29 de diciembre, a sus 98 años en París. El último de los grandes genios de la moda de la famosa e inigualable época dorada de Chanel.

 

Soltero y sin hijos, ahora todos se hacen la misma pregunta, ¿quién se quedará con la fortuna que tanto trabajo le costó al diseñador?

 

“Puedo comprar lo que quiera. Soy uno de los hombres más ricos de Francia”, confesó hace varios años. Ahora esta afirmación para lo único para lo que sirve es para darle vueltas al destino de lo que en su día fue todo un imperio. Si bien es cierto que todo apunta a que el afortunado será su sobrino, el arquitecto Rodrigo Basilicati, pero esto no deja de ser una simple especulación.

 

“Creo que mis iniciativas nunca han sido erróneas. Todas las experiencias que emprendo son el resultado de mi insatisfacción, necesito que mi vida sea interesante y quiero hacer avanzar esta profesión, que tanto me gusta”, se le escuchaba decir en un fragmento de 1966 incluido en House of Cardin, el documental. Y no, no se equivocó. Hizo de sí mismo un icono y, de una u otra manera, ha logrado mantenerse en la cima durante décadas. Demostrándonos que en una industria tan competitiva como la de la moda, el refrán de “quien no arriesga, no gana” hay que llevarlo por bandera.

 

“Mi destino es el mañana”, proclama en otro momento del filme. La fórmula de negocio que alumbró (900 licencias de producto con su nombre en casi 150 países) le da hoy más que nunca la razón porque siempre iba un paso por delante.

WEBGRAFÍA

WEBGRAFÍA

IMÁGENES DE APOYO:

https://www.youtube.com/channel/UCu16y62LPCwTknfV5_7Zalg

EL ARTE DE CARTIER: http://madridluxurydistrict.com/el-arte-de-cartier-la-historia-de-una-leyenda/

0
    0
    Tus descargas
    No tienes descargasVolver a descargas