adidas: su historia 1

adidas: su historia 1

Desde sus primeros días hasta hoy

Adi Dassler fundó adidas un 18 de agosto de 1949 porque quería aportar mejoras al rendimiento de los deportistas.

Setenta años después, adidas ha demostrado que ha conseguido dejar huella no solo en el mundo del deporte, sino también en la moda, la música, la cultura, la sostenibilidad y otros ámbitos.

Adi Dassler en su taller

 

Viajar a través del tiempo y descubrir la historia de adidas y los estilos que han influido en nuestras vidas hasta hoy se convierte en un relato apasionante.

 

1950

Empieza la innovación

Tras la aparición oficial de las tres bandas en 1949, los años 50 supusieron un boom en cuanto a tecnología e innovación para deportistas de talla mundial.

La primera década de adidas vio nacer la Samba, una zapatilla que todavía hoy es una favorita en el fútbol sala por su agilidad y velocidad, y un icono de la moda urbana.

Los cincuenta también vieron el desarrollo de una zapatilla de velocidad que batió récords y el nacimiento de la primera bota de fútbol diseñada con una plantilla de nailon, lo que supuso un cambio radical e inmediato en el ajuste y la sensación.

Esta década también sirvió para establecer una base sólida para posteriores creaciones, como la zapatilla de baloncesto y training Allround, que se convirtió en un icono en los años 80.

Aquellos años fueron revolucionarios: cambiaron el panorama de lo que los atletas y deportistas calzaban para rendir al máximo, aunque para adidas solo era el principio.

Jesse Owens, ganador de 4 oros olímpicos en los Juegos de Berlín de 1936

 

1960

Romper barreras

La década de los 60 fue la de romper barreras: desde Kathrine Switzer en la Maratón de Boston como primera mujer en correr oficialmente una maratón, hasta la introducción de la técnica Fosbury, que cambiaría para siempre el modo de afrontar el salto de altura.

Fue una década en la que los deportistas desafiaron los límites de sus deportes con productos de increíble calidad para aquel tiempo. adidas desarrolló la primera zapatilla específica de running y la zapatilla de atletismo Azteca Gold para los Juegos Olímpicos de México, que aportaba a los atletas ventaja competitiva.

 

También en los 60 aparecieron modelos que se convertirían en clásicos de la moda urbana como el emblemático chándal de adidas.

La mítica adidas Samba accedería al rango de los clásicos de culto.

1970

La cultura y la contracultura

Los años 70 nos trajeron música, moda y cultura que se han convertido en emblemas de una época, así como momentos clave en la historia del deporte.

Desde el Telstar, el primer balón de fútbol oficial de la Copa Mundial, hasta la primera edición de la mítica adidas Superstar, la década de los 70 demostró ser un periodo influyente en la cultura de hoy.

Adi Dassler

 

Esta década sentó las bases para la creación de prendas de moda urbana muy queridas hasta el día de hoy como la Adilette, la chancla más famosa del mundo, y la emblemática zapatilla de tenis blanca que lleva el nombre de Stan Smith.

A medida que estos diseños evolucionaban hasta lo que son hoy, nosotros teníamos en mente la sostenibilidad y la innovación.

La Nite Jogger iluminó los 70 con sus nuevos materiales para correr en la oscuridad.

En 2019 se rediseñó con Boost como zapatilla urbana que brilla en la oscuridad para los creadores nocturnos.

El reinado de adidas se expande a todos los deportes

 

1980

Se acelera la innovación

Los 80 fueron una década de innovación.

El deporte tuvo una gran influencia sobre la cultura, la música sobre la moda y la tecnología progresó.

adidas dio grandes pasos aportando nuevas tecnologías a calzado deportivo de todo tipo.

La Micropacer introdujo el registro digital del rendimiento con una pantalla en la lengüeta que medía la distancia recorrida, la velocidad media y el consumo de calorías.

En 1983 se presentó la adidas Copa Mundial, que se convirtió en la bota de fútbol de tacos más vendida y un icono en el terreno de juego todavía utilizado por muchos futbolistas a día de hoy.

La Torsion ZX8000 introdujo una tecnología de torsión flexible para correr, lo que la convirtió en la primera zapatilla en adaptarse al movimiento natural del tobillo.

 

Los 80 rompieron barreras también en el mundo de la cultura, con Run-D.M.C creando un culto propio de seguidores con la chaqueta bómber M45k Best.

La leyenda de la maratón de Nueva York Grete Waitz registró grandes marcas con las Atlanta.

La zapatilla Hercules inspiró toda una revolución en la industria de la música y los elementos de amortiguación de los años 80 inspirarían zapatillas posteriores como la adidas NMD.

 

1990

Una moda diferenciada

Los años 90 destacaron por su inconfundible moda, y también fue una década en las que las tecnologías se acercaron mucho a lo que son hoy.

Para la maratón de Boston, adidas desarrolló la emblemática chaqueta EQT Volunteer en blanco y turquesa.

Esta chaqueta marcó una nueva era para adidas, pues presentaba el nuevo logo de las tres bandas que se convirtió en el actual Badge of Sport.

Otras chaquetas como la Anga presentaban diseños coloridos y bloques de color que vuelven a ser muy populares hoy.

En 1994, una nueva jugadora llegó a los campos de fútbol. La Predator Cup fue una auténtica revolución en el calzado de fútbol. Presentaba unas elevaciones en forma de cresta en el antepié para aumentar la fricción con el balón.

 

2000

Apoyarse en lo bien hecho

Los años 2000 supusieron evolucionar sobre lo que ya funcionaba.

Llegaron la Predator Precision SG personalizada para la estrella del fútbol David Beckham y la Adizero Adios Neftenga con la que Haile Gebrselassie estableció un récord mundial de maratón.

La Supernova Cushion M se convirtió en la zapatilla de running por excelencia de los años 2000 y en la actualidad ha recuperado su popularidad gracias a la moda de las zapatillas chunky.

adidas también irrumpió en el mundo de la ropa de natación de alto rendimiento con la tecnología punta creada para que Ian Thorpe redujera su resistencia en el agua.

También fue la década de las colaboraciones, con Yohji Yamamoto y el lanzamiento de la YY MEI Brocade, que sentó las bases para la posterior colaboración Y-3, y Stella McCartney y su línea de ropa deportiva de diseño que continúa hasta hoy.

 

2010

Y llegó la sostenibilidad

En la década de 2010 hemos seguido evolucionando: la sostenibilidad ha estado al frente de nuestros nuevos lanzamientos.

adidas se ha unido a Parley, una organización para la conservación de los océanos, para desarrollar ropa y zapatillas confeccionadas con plástico rescatado de los mares.

Se trata de un movimiento que comenzó para dejar de producir desperdicios reutilizando el plástico y otros residuos que ya están contaminando el planeta.

Con una cada vez mayor conciencia sobre la sostenibilidad, han llegado otras innovaciones a nuestras tecnologías deportivas.

Esta última década ha traído el desarrollo de Boost, la mediasuela que devuelve energía y que se ha convertido en la favorita entre los corredores.

La Futurecraft 4D ha abierto la puerta a una nueva forma de diseñar zapatillas, con una mediasuela desarrollada desde el estado líquido con la estimulación de la luz y el oxígeno: un nuevo paso en la evolución de la amortiguación.

Esta década también ha traído colaboraciones emblemáticas con Stella McCartney, que fusiona la moda de alta costura con el alto rendimiento deportivo, y con Kanye West y el lanzamiento de las YEEZY, una nueva línea de culto.

A medida que nos acercamos al presente, somos testigos de nuevas generaciones que rompen barreras luchando por la igualdad.

En 2015, adidas lanzó la Superstar Pride Pack, convirtiéndose en la primera zapatilla LGBT+ para el mes del Orgullo.

 

Historia de dos hermanos

“Adi” Dassler en su fábrica

La historia de la marca Adidas es la de los hermanos Adolf y Rudolf Dassler.

Si bien ambos compartían una gran pasión por el deporte, era el mismo sentimiento que los unía aquel que dejaba entrever ya desde un principio la rivalidad que existía entre ambos.

Adi Dassler

 

Tal como suele ocurrir con muchos negocios, el de los hermanos Dassler nace no sólo de la pasión por una actividad sino también de un hobbie que Adolf, más conocido como “Adi”, fue perfeccionando al desarrollar zapatillas deportivas que su hermano Rudolf -el hombre de negocios- se encargaba de comercializar.

A comienzos de la década de 1920 la joven empresa que en sus inicios se llamaba “Geda” Gebrüder Dassler Schuhfabrik (Fábrica de Zapatos Hermanos Dassler), se pone en marcha en un pequeño pueblo de Alemania llamado Herzogenaurach.

Aunque en principio las cosas parecían ir bien, la rivalidad que con tanta frecuencia suele enfrentar a hermanos e incluso familias, empezarían a marcar el destino de la empresa.

Los hermanos Dassler: pioneros en la industria del calzado deportivo

Jesse Owens Berlín 1936

Si hay algo que destaca en la historia de estos dos hombres es el hecho de haber sido pioneros tanto en el diseño de zapatos deportivos como en el uso de estrellas del deporte para promover productos.

El equipo Alemán de atletismo sería el primero en contar con el patrocinio de la empresa.

Sin embargo, el gran hito de la marca se produjo cuando “Adi” creó un modelo que mejoraba el agarre de la suela del zapato a la superficie añadiendo una especie de tacos.

Más tarde este modelo sería usado por Jesse Owens durante los juegos olímpicos de Berlín en el año de 1936.

Con ellos Jesse, además de lograr ganar cuatro medallas de oro para su país, conseguiría que su marca patrocinadora adquiriera un gran prestigio y posicionamiento a nivel mundial.

Durante ese tiempo y hasta antes de la guerra la empresa, gozó de un gran auge por cuenta del NacionalSocialismo y el apoyo que el régimen solía dar al deporte.

La empresa en tiempos de guerra

Lejos de traer un efecto adverso, la guerra no dejaría de presentar nuevas oportunidades y desafíos para permitir a la empresa afianzarse como una organización importante.

Al menos este era el pensamiento de  “Adi”, quien a pesar de haber sido reclutado al iniciar la guerra, recibiría más tarde un permiso especial con el que pudo retornar nuevamente a su fábrica para hacerse cargo de la producción de botas para el ejército y satisfacer la demanda de otro tipo de equipamiento.

Por su parte Rudolf no contaría con la misma suerte ya que al final de la guerra sería tomado prisionero y enviado a una cárcel de los aliados.

Rencillas personales y división de la empresa

Mientras Rudolf estuvo retenido llegó a tener conocimiento que al parecer alguien cercano a él lo había delatado.

Lo primero que se le vino a la mente fue que su hermano “Adi” había sido esa persona para adueñarse de la empresa.

Si bien la historia no confirma si esto fue cierto o no, parece ser que a partir de entonces se hizo patente el odio de Rudolf hacia su hermano.

Una vez Rudolf sale de la cárcel y tras tener varios alegatos con “Adi”, deciden dividir la empresa dándole plena libertad al personal de la fábrica de elegir con cuál de los dos hermanos deseaban seguir trabajando.

Rudolf le declara la guerra a Adi

Esta historia llevó al surgimiento de otro gigante de la ropa y el calzado deportivo, producto de la rivalidad y el rencor que parecían romper la relación entre hermanos y que a la postre haría que sus diferencias terminaran siendo irreconciliables.

Una vez se disuelve la antigua sociedad, “Adi” crearía Adidas (el diminutivo de Adolf y las tres primeras letras del apellido).

Por su parte Rudolf crearía la marca Puma, instalando su fábrica a menos de 500 metros de la de Adidas y con ello una rivalidad eterna.

La enemistad de los hermanos terminaría por extenderse a gran parte de los habitantes del pueblo, haciendo de esto un enfrentamiento mítico que además de lograr dividir la población hasta el día de hoy, ha logrado expandirse hasta los confines mismos del mundo globalizado en una lucha permanente por el protagonismo que envuelve además otras marcas dentro del mundo de los grandes de la ropa y el calzado deportivo. 

Otros hechos importantes que marcarían la historia de Adidas

 

Las 3 rayas

Hacia el año 1949 y luego de haber fundado Adidas, “Adi” crea y registra un zapato que incluía las famosas 3 rayas que vendrían a formar parte de un sello inconfundible de la marca.

adidas empieza a ser conocida en las canchas de fútbol

Hacia el año de 1954 durante el mundial de Suiza los botines ligeros con taches de Adidas ayudarían a escribir la historia en favor del equipo Alemán, cuando éste logró sobreponerse al difícil equipo húngaro en la final.

A partir de ese momento la marca empezaría a volverse ampliamente conocida dentro de las canchas, con lo que estaba dando inicio a una relación que se prolongaría por años logrando tener una figuración destacada dentro de éste deporte hasta la actualidad.

adidas se diversifica

Hacia el año de 1967 la ya entonces conocida marca de calzado deportivo decide diversificarse lanzando su primera sudadera al mercado.

Posteriormente en el año de 1970 y con la antesala del mundial de México la empresa crearía el primero de los muchos balones oficiales que de ahí en adelante la FIFA usaría durante las copas del mundo.

Su diseño tenía como propósito hacerlo más visible en los televisores a blanco y negro, su nombre fue TELSTAR (la estrella de televisión).

 

 

El trébol, otro ícono de adidas

En el marco de los juegos olímpicos de Munich en 1972, Adidas presentaría el famoso trébol como un nuevo logo que, al igual que las rayas, se mantendría vigente a pesar de los años.

Con esto Adidas, además de estar presente en los eventos deportivos más importantes del mundo, seguiría expandiéndose hacia otras disciplinas como el tenis e incluso el alpinismo.

1978: muerte de “Adi”

El 6 de septiembre de 1978 el famoso hombre detrás de la marca que con su ingenio y visión logró revolucionar la industria desde el principio fallece a sus 77 años, con lo cual la dirección de la empresa quedaría a cargo de su hijo Horst.

Las mejores adidas sneakers 2019

 

Fin de la empresa familiar y cambio de dueño

La muerte de Horst en 1987 significó el fin de la dinastía Dassler para Adidas, al tiempo que una pérdida significativa en las directrices de la empresa que se vería reflejada en las decisiones que en 1992 generaron pérdidas millonarias para la empresa.

Posteriormente en el año 1993 y bajo la dirección de un nuevo empresario Francés llamado Robert Louis-Dreyfus, la empresa lograría sobreponerse a las adversidades llevando a Adidas nuevamente a la cima y saliendo a la bolsa en el año de 1995.

Finalmente la empresa compra la marca Reebok en el 2006, haciéndose a una de las compañías con mejor reputación en el mercado del fitness.

El logo triangular

A comienzos de los 90s, el tradicional trébol se convirtió en un triángulo que representa un significativo mensaje: simboliza una montaña que representa los desafíos por superar.

La actualidad

El foco de la compañía, como lo ha sido en los últimos años, continuará hacia la evolución tecnológica de sus productos, apalancándose en las tendencias digitales que acompañan a todos los atletas.