Enrique Ortega Burgos

LAS PIEDRAS PRECIOSAS DE COLOR. PARTE 2.

piedras preciosas color portada

LAS PIEDRAS PRECIOSAS DE COLOR. PARTE 2.

 

En esta entrada descubrirás todo lo que necesitas saber sobre cómo comprar, entender y valorar piedras preciosas de color.

No te pierdas la entrada anterior.

 

¿ CÓMO COMPRAR, ENTENDER Y VALORAR LAS PIEDRAS PRECIOSAS DE COLOR?.

 

Marzo, Hong Kong. La feria internacional de joyería y piedras preciosas más importante del mundo. Pabellones llenos de piedras preciosas de color. A cada cual más bonita. Miles de intercambios, cientos de proveedores de todos los países del mundo y mucho ruido de conversaciones en diferentes idiomas tratando de negociar el precio de las piedras.

Si, así es. El mundo de las piedras preciosas de color es diferente al mundo del diamante. Por suerte, en el diamante contamos con herramientas como el Rapaport, que establecen los estándares y los precios a los que se deben comercializar los diamantes en función de su color, pureza, talla y peso. Pero para las piedras de color, a pesar de que la valoración sigue los cánones del diamante con esas cuatro variables, no hay nada establecido.

Cuando estás en el comercio de las piedras de color puedes llegar a saber perfectamente el rango de precio al que puedes vender o comprar cada variedad de piedra, pero si no… vas a necesitar ayuda de un experto.

Comercializar las tres grandes: Rubí, Zafiro y Esmeralda puede resultar más fácil al ser estas las piedras que más se intercambian y de las que más información disponemos. Sin embargo, los precios pueden variar no solo en función de la pureza, color, talla y peso, sino también por elementos como el origen.

El origen de la piedras preciosas. La Esmeralda Colombiana es la más cara del mercado si cumple ciertos estándares. El Zafiro azul más valorado es el de la zona de Kachemir, en la remota cordillera del Himalaya. Y el Rubí “Sangre de Pichón” (Pidgeon Blood Rubi), con origen en Myanmar, la antigua Birmania.

Irán tiene una gran reputación en su Turquesa. Australia la tiene en sus Ópalos. Madagascar en sus Zafiros y Rubís, al igual que la India y Tailandia. Rusia presume de su Alejandrita y Tanzania de su Tanzanita (de aspecto parecido a una mezcla entre Amatista e Iolita).

Además, en las piedras de color, los precios pueden variar en gran medida en función de donde nos encontremos, qué proveedor las comercialice, en qué momento se encuentre la piedra (si aún es abundante o si hay peligro de ser agotada por no haber encontrado más depósitos)…

Una vez se han conseguido las piedras en bruto en las minas de origen, las piedras viajan a centros de corte, como son el de Tel-Aviv (Israel) donde por ejemplo cortan (tallan) especialmente las Esmeraldas provenientes de Zambia (además, por supuesto, de diamantes) y el de Jaipur (India). A partir de ahí, la cadena de valor continua hasta que las piedras son comercializadas en formato negocio-cliente, o al por mayor en ferias u oficinas, o directamente en subastas, cuando se trata de una pieza absolutamente excepcional.

Dentro de las piedras naturales (las que son encontradas en la naturaleza, y no han sido creadas por el hombre, como las sintéticas), podemos encontrar piedras naturales tratadas y piedras naturales sin tratar. Con tratamientos como el tratamiento de calor, puedes intensificar los colores de las piedras como, por ejemplo, aumentar la intensidad del rojo del Rubí o el azul del Zafiro azul. Pero desde el momento en que esta piedra ha sido tratada, su valor disminuye automáticamente.

 

 

 

FACTORES CLAVES PARA ANALIZAR UNA PIEDRA PRECIOSA DE COLOR.

 

Cuando valoramos una piedra de color, los cuatro factores que analizamos son los siguientes:

Color: El color requiere de la interacción de la luz, el objeto y la persona que lo observa. La composición química y estructura cristalográfica de cada especie y variedad de piedra (ver este artículo para poder entender especie y variedad) afectará a la manera en que la piedra absorbe y refleja la luz.

Cada especie y variedad tiene su propio rango y su color específico preferente (el más valorado) dentro de ese rango. Y en algunas piedras, una ligera variación de tono o saturación puede generar una gran diferencia de precio, tanto aumentando el precio como disminuyéndolo.

Pureza: Las piedras de color contienen inclusiones e imperfecciones. Esto nos puede ayudar a diferenciar las piedras de color naturales de las sintéticas. Algunas veces, si las inclusiones son demasiado grandes o están en zonas centrales de la piedra, pueden afectar al brillo, puesto que pueden impedir viajar a la luz dentro de la piedra de manera óptima.

Talla: La talla puede afectar al brillo de la piedra de color, dado que una talla perfectamente simétrica ayuda a la luz a reflejarse en las distintas facetas (caras) de la talla o corte haciendo que desprenda el brillo en su máximo potencial, mientras que otras tallas más irregulares pueden afectar de manera negativa. La talla se valora en el rango entre “muy mala” y “excelente”. Cuanto peor se la talla, más barato será el precio.

Peso: El peso, medido en quilates o carates en inglés (cts.) es el elemento que pone la guinda a la valoración. Cuando tenemos los demás elementos analizados, el peso será lo que determine el precio final de la piedra de color. Digamos que, con un color, talla y pureza aceptables, a mayor peso de la piedra, mayor precio.  

 

LA DUREZA, RESISTENCIA Y ESTABILIDAD DE LAS PIEDRAS PRECIOSAS.

 

Es muy interesante conocer, también, que no todas las piedras tienen la misma dureza, resistencia y estabilidad.

La dureza es la capacidad que tiene la piedra de resistir a rasguños o arañazos. La piedra preciosa más dura es el diamante, que sólo puede ser rayado por otro diamante. Ninguna otra piedra o metal puede rayar un diamante. Sin embargo, el Corindón (especie de la que provienen el Rubí y el Zafiro) puede ser rayado por el diamante con facilidad. El topacio, el cuarzo, la fluorita… son piedras más blandas y son fáciles de rayar. Es por esto por lo que los joyeros siempre recomiendan no dejar las joyas amontonadas en un cajón, sino separadas unas de otras en un joyero o caja conveniente para ello.

La resistencia es el grado de resistencia frente a ser partida. Esta resistencia puede ir desde un nivel excepcional (como la jadeíta), excelente (como el Corindón o el Crisoberilo), buena (como el Cuarzo o la Espinela), hasta justa y pobre como la Turmalina y el Topacio, respectivamente.

Por último, la estabilidad mide el grado de sensibilidad de la piedra ante la luz, el calor y los químicos. Así, una Perla, tiene una estabilidad baja, al alterarse con facilidad en contacto con químicos. Por ello, no es recomendable llevar un anillo, pulsera o collar de perlas a la playa, por ejemplo.

¿CÓMO ELEGIR ADECUADAMENTE PARA COMPRAR UNA PIEDRA PRECIOSA DE COLOR?.

 

Todo esto es lo que debemos tener en cuenta a la hora de elegir y comprar o vender nuestras piedras preciosas de color. Por suerte, el consumidor tiene a su disposición laboratorios independientes, que no pertenecen a ninguna joyería. Estos laboratorios, como el IGE, GIA, IGI, HRDanalizan y certifican las piedras preciosas para dotar al mercado de seguridad y confianza.

 

Estas instituciones son muy relevantes para el sector de la joyería y la gemología dado que también ayudan a detectar posibles piedras sintéticas, manipuladas u otros tipos de fraude.

Normalmente son las joyerías las que se encargan de obtener estos certificados para las piedras o las joyas montadas antes de comercializarlas.

 

Pero estos certificados no son obligatorios para la venta o compra de piedras o joyería.

 

Es una herramienta para reducir la fricción que pueda existir entre el vendedor, comprador y la decisión de compra.

 

Un certificado, por tanto, podría aumentar el precio final de una joya o piedra en el mercado dado que se está aportando un valor añadido al cliente o interesado.

 

En otros artículos hablaremos en detalle del Rubí, del Zafiro, de la Esmeralda y del Diamante. Hablaremos de los anillos de compromiso y el significado que estas piedras le otorgan, y también aprenderemos a distinguir piedras naturales de piedras sintéticas o simulantes.

Si te interesa conocer algunas de las piedras de color más famosas en el mercado, puedes visitar la página del Instituto Gemológico Español.

 

El mundo de las piedras de color es apasionante y lleno de magia. Cada piedra tiene su historia. Cada persona que la lleva va dándole aún más significado. Pero aún es más increíble que, aunque lo pueda parecer, no hay dos piedras naturales iguales. Cada una es distinta. Cada una es única e irrepetible. Cada una es un regalo de la naturaleza, encontrado por el hombre.

 

SI QUIERES SABER MÁS SOBRE PIEDRAS PRECIOSAS TE RECOMENDAMOS LAS SIGUIENTES ENTRADAS:

PIEDRAS PRECIOSAS: RUBÍ.

PIEDRAS PRECIOSAS: ESMERALDA.

PIEDRAS PRECIOSAS: ZAFIRO.

PIEDRAS SEMIPRECIOSAS PARTE 2.

 PIEDRAS PRECIOSAS DE COLOR ROJO

 PIEDRAS PRECIOSAS DE COLOR VERDE

 PIEDRAS PRECIOSAS DE COLOR AZUL.

PIEDRAS PRECIOSAS DE COLOR AMARILLO. PARTE 1.

LAS PIEDRAS PRECIOSAS.

 

 

 

Salir de la versión móvil