Enrique Ortega Burgos

LA INDUSTRIA TEXTIL EN COLOMBIA PARTE 2

CONOCE LA INDUSTRIA TEXTIL EN COLOMBIA.

 

En esta entrada continuaremos analizando el sector textil en Colombia, cuánto es lo que aporta al PIB nacional, la cantidad de empleos directos e indirectos que crea, la caída significativa que tuvo el sector en 2018 y el apoyo que se ha dado a nivel local a la industria textil.

 

¿CÚANTO APORTA LA INDUSTRIA TEXTIL AL PIB DE COLOMBIA?

El sector textil, se caracteriza por transformar telas, fibras e hilos en productos tales como accesorios o prendas de vestir. “El sector representa el 7,5% del PIB manufacturero y el 3% del PIB nacional, constituye más del 5% del total de exportaciones del país” (Procolombia, Procolombia, 2015).

Lo que ha aportado el sector textil al PIB nacional de Colombia en 2020 ha representado el 8,2% del PIB industrial del país, el 21% del empleo industrial colombiano y el 9% de las exportaciones manufactureras.

Es evidente que esto tiene un impacto en la generación de empleo del país, porque ha creado más de 200 mil empleos directos y el triple de empleos indirectos. Sin duda es uno de los sectores que tienen un potencial exportador importante en la economía colombiana, esto significa que el Estado tiene un papel fundamental para fortalecer la industria mediante subsidios y el cobro de aranceles.

De acuerdo a varios estimados, los textiles de algodón dominan la industria, con un porcentaje aproximado de un 43% de la producción; seguido por hilos y tejidos, un 21%; tejidos de punto, un 19%; y productos de fibra manufacturada, un 8%.

La balanza comercial de la industria de la moda colombiana ha sido deficitaria en los últimos años, destacándose los subsectores de textiles con un 45,3% de las importaciones del sector, seguido por confecciones con un 29,4% y calzado con un 14,5% en 2019.

La cantidad de empresas del sector textil en Colombia según la Cámara de Comercio de Medellín, entre la ciudad, el valle de Aburrá, y el Norte de Antioquia, hay un total de 14,920 empresas en actividades relacionadas con el Clúster Textil/Confección, Diseño y Moda. De esas, 13.582 son microempresas, 1.260 son pymes y 78 son grandes empresas.

El sector Textil-Confección está integrado por diversos procesos y actores estratégicos; en primer lugar, se encuentran los proveedores que instalan en el mercado los insumos primarios de la industria incluyendo materiales y fibras (naturales como algodón y lana y/o sintéticas como Poliéster y nylon); en segundo lugar, si bien su parte más característica es la producción de hilados y tejidos para la confección de prendas de vestir y artículos para el hogar (lencería, cortinas, toallas, etc.), la industria textil abarca también la producción de fibras técnicas utilizadas por otras industrias, la agricultura y la construcción, en forma.

LA IMPORTANCIA DE LA NUEVA ECONOMÍA TEXTIL EN COLOMBIA.

Es difícil imaginar un mundo sin textiles y sin la industria de la confección y la moda, de ahí la Importancia de una Nueva Economía Textil en Colombia

Es la actividad económica dedicada a la manufactura de hilos, fibras, telas y otros materiales para obtener productos derivados como la ropa. Esta industria abarca entonces la confección de prendas, calzado y otras piezas que usan las personas para vestirse, especialmente ha sido importantísima en el tercer mundo, sea en países en desarrollo o en los subdesarrollados.

Ya que los textiles y la ropa son una parte fundamental de la vida cotidiana y un sector clave en la economía global, porque esta industria emplea más de 300 millones de personas en el mundo según datos de 2018. En realidad de lo que se tiene registros, porque en países como India, Bangladesh y muchos otros del ámbito latinoamericano, las estadísticas se aproximan bastante a la realidad pero siempre aflora economía sumergida.

En los últimos años los principales destinos de los textiles colombianos son Ecuador, México y Brasil, mientras que las confecciones colombianas se colocaron mejor en Estados Unidos, Ecuador y México.

Si bien Colombia es un país que goza de más de 10 ciudades importantes con economías en desarrollo, son las clásicas “ciudades grandes” las que lideran la industria textil y de moda en el país. Medellín lidera con gran ventaja la lista, seguida por Bogotá y Cali.

Entre las principales industrias textiles de Colombia se destacan especialmente 3 empresas que son las principales del Sector Textil y Confecciones y que a su vez realizan actividades de importación: Textiles Fabricato, Tejicondor S.A. teniendo ésta su planta principal textil en Bello, Antioquía, completando la lista de estas empresas mejor posicionadas Crystal S.A.S.

 

LA PÉRDIDA DE PESO DEL SECTOR TEXTIL DESDE EL 2018.

Las empresas del sector textil presentaron un crecimiento de 0,8% en activo total en 2018 una tasa de crecimiento más baja que la presentada en 2016-2017. Por su parte, sus pasivos aumentaron 2,2% y el patrimonio disminuyo en 1,1%.

El sector textil colombiano es un ejemplo de resiliencia y protección de empleos ante el Covid-19.

En Colombia, el sector textil y de confecciones ha sido uno de los más resilientes y pujantes, el cual se ha reinventado ante el impacto del Covid-19 y afrontado la actual coyuntura como uno de los más importantes para la industria nacional dado su impacto en áreas como empleo, consumo interno y exportaciones.

Esto pues de acuerdo con datos de la Cámara Colombiana de Confecciones y Afines, el sector genera cerca de 550.000 puestos de trabajo, lo que da cuenta de su alcance para el país.

Uno de los ejemplos de lo que ha sido la resiliencia en tiempos de pandemia ha sido Confecorte, uno de los proveedores textiles con mayor tradición para el Grupo Éxito pues hace 29 años trabajan con ellos y, a pesar del impacto de la pandemia, ha asumido la situación con firmeza, protegiendo a sus colaboradores e innovando en su core de negocio.

Estas declaraciones provienen de Tomás Rodríguez, gerente administrativo de Confecorte, que han fortalecido esta relación a través de materiales de colección que han utilizado diseñadores como Diego Guarnizo, María Luisa Ortiz, Renata Lozano, Beatriz Camacho o Taliana Vargas, siendo uno de los principales proveedores en la confección de las marcas propias de Grupo Éxito, con prendas un poco más complejas y a costes competitivos, “lo que ha sido una de las fortalezas grandes que hemos tenido a lo largo de todos estos años como especialistas en moda. En eso nos hemos basado, de una manera eficiente y muy ágil”.

Sin embargo, la aparición de la pandemia obligó a Confecorte a transformarse y, con el propósito de no detener el empleo en su empresa se reenfocaron a la producción de mascarillas, con cerca de 600.000 que elaboraron entre abril y mayo de 2020 para incursionar en esta área.

De este modo, es un aporte importante a las cerca de 13 millones de mascarillas que desde marzo se han elaborado con el apoyo del Grupo Éxito y sus diferentes proveedores textiles.

En ello han trabajado alrededor de 50 talleres de confección de las marcas propias de Grupo Éxito, ubicados en Antioquia, Valle del Cauca, Caldas y Tolima, lo cual es clave pues se ha diversificado la labor que antes se enfocaba en marcas como Arkitect, People, Bluss, Custer, Coquí y Bronzini, entre otras.

Esto es clave pues Rodríguez explica que damos trabajo a 250 confeccionistas y, desde abril a junio, nos enfocamos en esto para proteger los empleos. Ahora retomamos los pedidos anteriores con varias colecciones, empezamos con blue jeans y pantalones para trabajar desde casa, los cuales se están pidiendo ahora”.

De esta manera, la proyección de Confecorte, a pesar de la coyuntura, es llegar a los $10.000 millones este año en ventas y como cuenta su gerente administrativo “la reducción se mitiga por la larga trayectoria que tenemos, ya que hemos guardado recursos para momentos difíciles. No nos quedamos quietos y nosotros como empresa hemos tratado de afrontar la situación. Con el Grupo Éxito valoramos el compromiso de anticipar pagos, adelantar facturas con tiempo y, como aliados, hemos tenido la fortuna de no haber parado totalmente, lo que nos ha permitido no despedir ningún empleado, aunque estemos a un 20% o 30% de nuestra capacidad regular”.

 

EL APOYO EN COLOMBIA A LA INDUSTRIA LOCAL.

De otro lado, un referente adicional de cómo se ha reinventado la industria textil lo dio Colombiamoda, la feria más importante del sector en Latinoamérica, la cual vivió este año 2020 su primera edición virtual.

Así, Colombiamoda reunió a 220.000 visitantes provenientes de países como Perú, Ecuador, Costa Rica, Estados Unidos y México y desde múltiples regiones colombianas como Antioquia, Bogotá, Valle del Cauca, Caldas y Atlántico. Una labor que fue posible gracias a 69 integrantes del equipo de Inexmoda, 405 personas empleadas y 85 entidades aliadas que se arriesgaron e hicieron realidad su edición 2020.

Carlos Eduardo Botero, presidente ejecutivo de Inexmoda, explicó al respecto que “la tecnología jugó a nuestro favor y se convirtió en la herramienta esencial para crear experiencias entorno a los negocios, la moda y el conocimiento, durante Colombiamoda. Fue una edición llena de retos y aprendizajes, puesto que además nos permitió descubrir un camino lleno de oportunidades que merecen seguir siendo evaluados. Inexmoda evolucionó y revolucionó con la edición número 31 de Colombiamoda 2020”.

Desde el lado del Gobierno, por su parte, un apoyo importante ante la coyuntura ha sido la iniciativa del Ministerio de Comercio y Colombia Productiva con el sello ‘Compra lo nuestro’, marca que las empresas podrán adoptar para que los consumidores identifiquen a las compañías colombianas o instaladas en el país que producen en Colombia y que generan empleo.

Para José Manuel Restrepo, ministro de Comercio, para reactivar la economía tras este choque, se necesita que el consumidor adquiera los productos y servicios de la industria en Colombia y que las empresas también les compren a otras compañías en el país”.

Para impulsar de nuevo el sector, Rodríguez concluyó que es fundamental apoyar la industria nacional pues “es lo más importante ahora y la única manera de reactivarnos es comprar colombiano. Hay que apoyar a las empresas locales para producir los artículos que se requieren pues eso nos va a requerir contratar más personal y reimpulsar la economía de una manera más rápida y eficiente”.   

De este modo, los proveedores textiles del Grupo Éxito se reinventan en medio de la pandemia, potenciando datos como que 93% de las prendas que comercializa la compañía en sus almacenes es comprada en Colombia.

A su vez, se fortalece el apoyo al empleo local pues con esta labor, se promueve la generación de cerca de 8.000 puestos de trabajo, en su mayoría para mujeres cabeza de familia, en 99 talleres ubicados en seis departamentos del país.

Y esto es muy importante, desde que el impacto de la pandemia ha provocado que en 2020 el sector cayera un 23 % y el empleo, 12 %. Como consecuencia de ello el gobierno plantea nuevos aranceles para frenar las importaciones a precios irrisorios, lo que pone a las industrias textiles nacionales en clara desventaja frente a sus competidores asiáticos. Y estas medidas son de tipo arancelario para frenar la avalancha de ropa y telas, además de que el esfuerzo realizado por los productores locales para optimizar sus procesos de manufactura y mercadeo.

El tema es tan sensible que desde el Congreso de la República el senador Miguel Ángel Barreto Castillo (Partido Conservador), pidió al Gobierno adoptar medidas audaces que permitan proteger a la industria textil y de las confecciones, a la que calificó como pilar fundamental de la generación de empleo y riqueza en el país.

“Colombia importa tres veces más de lo que exporta. Así, en 2020 las importaciones en este rubro ascendieron a 1.993 millones de dólares, mientras que las exportaciones solo llegaron a la suma de 574 millones de dólares. Es decir, generamos más empleo en Asia y África en este sector que en nuestra propia industria”, advirtió el congresista.

Para este congresista proteger este importante sector de la economía colombiana es vital para la reactivación económica y la generación de empleo. “Representa para el país entre el 6 y el 8 % del PIB industrial y el 21 % del empleo industrial colombiano, con un millón y medio de empleos, que han estado en riesgo de perderse por la crisis que se agudizó por la pandemia”, señaló Barreto Castillo.

A la luz de los resultados de venta y cobro de finales de 2020 y en lo corrido del año 2021, la industria del vestido y los textiles está en los primeros lugares de los sectores de la economía que ha tenido una recuperación rápida.

La industria de la confección ha experimentado procesos de adaptación de producto, reformulación de modelos de negocio y la omnicanalidad acompañados por la tecnología que está presente de lleno en el nuevo consumidor, mejorando la experiencia del cliente. Todo eso ha tenido resultados sobresalientes para los empresarios que elaboran prendas de vestir que privilegian el confort, la comodidad, el cuidado personal y estilos de vida más informales y saludables.

Todos estos cambios acompañados de una leve disminución de mercancías provenientes de Asia por los efectos de la pandemia han ayudado a reestablecer parte de los empleos perdidos el año anterior.

 

SI QUIERES CONOCER MÁS SOBRE LA INDUSTRIA DE LA MODA EN COLOMBIA Y OTROS PAÍSES NO TE PIERDAS:

LA INDUSTRIA DE LA MODA EN COLOMBIA 1

LA INDUSTRIA DE LA MODA EN COLOMBIA 3

LA INDUSTRIA DE LA MODA EN COLOMBIA 4

LA INDUSTRIA DE LA MODA EN ECUADOR

LA INDUSTRIA DE LA MODA EN CHILE

 

 

Salir de la versión móvil