Enrique Ortega Burgos

EL SECRETO EMPRESARIAL: ¿QUÉ ES?

EL SECRETO EMPRESARIAL: ¿QUÉ ES?

El secreto empresarial constituye una de las formas más primitivas de protección del conocimiento.

En 2019 por fin entró en vigor la tan esperada Ley 1/2019, de 20 de febrero, de Secretos Empresariales (en adelante LSE) en donde se pretende incentivar la innovación, asegurar la competitividad sana en el mercado y además, que la información confidencial se pueda proteger de manera eficiente.

Al igual que los derechos de propiedad industrial y de propiedad intelectual, los secretos empresariales surgen como medida para la protección de estas organizaciones (tanto para las pequeñas como para las grandes empresas).

Estas prácticas desleales han aumentado como consecuencia de la globalización, puesto que cada vez estamos más interconectados unos con otros, por lo que las ventajas que proporcionan estos secretos empresariales pueden verse afectadas a través de la ilicitud de estos hábitos.

Garantizar esta competencia adecuada mejora el mercado, por lo que se invertirá más tanto en innovación como en creación. Desde luego que los secretos empresariales juegan un papel fundamental en la protección del conocimiento y, en concreto en el marco de la investigación y el desarrollo.

 

¿DÓNDE SE REGULA EL SECRETO EMPRESARIAL?.

 

Los secretos empresariales en España, se regulan en la Ley 1/2019, de 20 de febrero, de Secretos Empresariales.

 

 ¿QUÉ ES UN SECRETO EMPRESARIAL?.

 

 

El artículo 1 de la mencionada ley dispone que se considera por secreto empresarial “cualquier información o conocimiento, incluido el tecnológico, científico, industrial, comercial, organizativo o financiero, que reúna las siguientes condiciones:

La definición que aporta la mencionada ley es totalmente amplia, por lo que tenemos que interpretar lo anterior. En este sentido, los conceptos que la propia normativa ofrece pueden entenderse como:

 

¿Cuándo entran en juego estos secretos empresariales?

 

La normativa interna de nuestro país establece que sólo entrará en juego la misma cuando los empresarios adoptan una actitud proactiva para mantener estas informaciones en secreto 

Ello supone que las empresas han de contar con unas pautas dirigidas al mantenimiento de esta información en secreto. Ello se puede conseguir a través de:

 

¿Qué conductas pueden ser consideradas como ilícitas?

 

Pues bien, hemos de mencionar tres conductas que pueden violar los secretos empresariales.

¿Existen varias categorías de secretos empresariales?

La respuesta es afirmativa, por lo que éstos a su vez pueden dividirse en:

Es decir, el secreto empresarial está formado tanto por el secreto industrial como por el secreto comercial.

 

¿Qué ventajas contienen los secretos empresariales?

 

Los secretos empresariales no solo presentan ventajas para el propio empresario, sino que también obtienen beneficios sus competidores y el propio mercado (https://www.ponsip.com/es/blog/las-diez-claves-de-la-ley-de-secretos-empresariales-en-espana).Algunos de éstos son los siguientes:

¿Y desventajas?

¿Alguna medida para mantener esa condición de secreto de la información?

 

Te presentamos algunos secretos empresariales significativos.

 

 

Más allá del marco teórico, también es importante la parte práctica por lo que voy a mencionar algunos de los secretos empresariales más importantes a lo largo de la historia:

 

 

 

Sin embargo, también existen supuestos en los que se han terminado revelando el secreto empresarial:

En conclusión, el secreto empresarial es una vía de protección la cual no requiere de registro, ni del pago de tasas por lo que tiene un efecto inmediato desde que se crea 

Asimismo, estos secretos empresariales suponen un factor a tener en cuenta a la hora de proteger sus bienes o servicios. Ello aporta una gran ventaja competitiva que lo diferencia del resto.

Por esta razón, contar con una persona especialista en esta materia supondrá que realice un examen de viabilidad acerca de las posibles vías de protección para nuestro producto o nuestro servicio.

Recordemos que además de los secretos empresariales, también existen los derechos de autor, las patentes, las marcas o los diseños industriales, pero, todos ellos comportan una desventaja frente al secreto empresarial y es que tienen una duración limitada. Por el contrario, estos derechos dotan de un derecho exclusivo a su titular.

Salir de la versión móvil