Enrique Ortega Burgos

LA MILLA DE ORO DE MADRID.

LA MILLA DE ORO DE MADRID. ¿QUÉ ES?.

 

En esta entrada vamos a analizar la “Milla de Oro” de Madrid, qué es y dónde se encuentra. Por qué se destaca no solo a nivel nacional sino europeo, como uno de los barrios más selectos y de mejor nivel a escala internacional, en dónde se pueden encontrar las mejores marcas y todo el lujo más increíble.

En primer lugar, vamos a aclarar qué se entiende por “Milla de Oro” en general, porque puede ir asociado a zonas tan dispares como la Rioja, Madrid o la Ribera del Duero en las que se encuentra una importante concentración de productos o servicios cuyo único punto en común es su alto nivel o calidad.

La famosa “Milla de Oro” de Marbella se encuentra en la zona comprendida entre el popular monumento llamado “El Pirulí” y Puerto Banus, en su extensión hacia la costa y hacia la montaña. En ella se encuentran los lugares más emblemáticos de Marbella y las áreas más demandadas en cuanto a propiedades tanto residenciales como comerciales.

Y como no podía ser de otra manera, Madrid, una de las grandes capitales europeas también posee su “Milla de Oro”. Sólo con recorrer un kilómetro cuadrado tienes a tu alcance las mayores firmas de moda, decoración y joyería.

Conforma un espacio en el mismo corazón del Barrio de Salamanca. Ideal para ir de compras, pero también para pasear o tomar algo en plan chic. ¡Un lujo asequible! Te puedes encontrar joyerías, zapaterías, tiendas de ropa y complementos, todo en el centro de Madrid.

Si paseas por las calles Serrano, Ortega y Gasset, Velázquez, Lagasca, Ayala y Claudio Coello, encontrarás las firmas más prestigiosas nacionales e internacionales.

Antigüedades y galerías de arte

Es el área céntrica de Madrid en la que también encontrarás tiendas de antigüedades y galerías de arte que harán que tu día de compras no solo sea perfecto, sino una experiencia cultural impresionante.

LAS MARCAS DE LA MILLA DE ORO DE MADRID. 

Si te apasiona la moda podrás sumergirte en las tiendas de las grandes firmas de moda españolas. Destaca Loewe, una de las firmas de accesorios más reconocidas a nivel mundial que hace la delicia de todo el que entra en ella.

Pero obviamente este listado se nutre de muchas más, como Manolo Blahnik, Amaya Arzuaga, Kina Fernández, Adolfo Domínguez, Agatha Ruiz de la Prada, Roberto Verino o Ángel Schlesser que comparten espacio con los principales diseñadores como Chanel, Armani, Valentino o Louis Vuitton.

También dispones de las mejores joyerías, en las que encontrarás las piezas más exclusivas o accesorios a la última en tiendas como Bulgari, Cartier, Tous o Tiffany, que exhiben los más preciados diamantes y brillantes en sus escaparates.

EL IMPACTO DE LA PANDEMIA EN LA MILLA ORO: LA RUINA DE ORO.  

 

El diario El País llegó a titular un artículo a propósito de la pandemia y del impacto que esto producía para las tiendas que tenían que estar cerradas por el estado de alarma, que la Milla de Oro de Madrid es ahora la ruina de oro”.

Las razones eran obvias: la falta de turistas extranjeros, la mayoría de origen asiático, tumbaba la economía de las marcas de lujo, especialmente en los ámbitos reservados para recorrer y disfrutar del lujo y los escaparates.

Las consecuencias fueron dos: por un lado, poco ambiente de compras; por el otro, locales cerrados en busca de nuevos inquilinos, por ejemplo, en la Calle Serrano, la más cara de España.

Porque ir de compras es casi una religión en calles como Serrano u Ortega y Gasset en el centro de la Milla de Oro, donde las tiendas de lujo no hacen tantas rebajas, porque su público es diferente.

La mayoría de los trabajadores hablan inglés, mandarín y español. Al entrar en algunas tiendas te ofrecen agua y hasta cava.  Sus clientes vienen de Asia y Latinoamérica. Pero con la pandemia, con sus cierres tampoco permitió que los ricos tuvieran acceso a esta zona privilegiada de Madrid.

Pero esto es lo que se espera que vuelva poco a poco a la normalidad, porque el público estrella de la “Milla de Oro” volverá a desfilar por las calles del Barrio de Salamanca, las adyacentes de Serrano y por supuesto todo a lo largo de esta avenida, cargado de bolsas de compras.

Volverán las colas de coreanos en Chanel y las oleadas de mexicanas queriendo comprar charms de Pandora para regalar a toda su familia. Los negocios de la “Milla de Oro” de Madrid volverán a estar a ritmo frenético, corriendo de un escaparate a un mostrador y atendiendo sin dar abasto a una fila de clientes.

Puedes estar tomando una una copa de vino tinto en la terraza de la Bodega La Lavinia que tiene una vista perfecta a Valentino y Celine, dos tiendas de lujo muy apetecidas por sus bolsos de moda.  En un paseo por el barrio de Salamanca es posible encontrarse con firmas como Chanel y Dior, Armani, Tous o Burberry.

El director de Innova TaxFree y miembro de la junta directiva de Distrito 41 Barrio de Salamanca, Luciano Ochoa explica que aunque el comercio de proximidad está mejorando, el comercio de lujo no.

“Salimos de la feria de Fitur con unos índices muy prometedores de turismo asiático y con un incremento de la demanda del 50% hasta 2025 y ahora no sabemos ni siquiera si algunas tiendas van a tener que cerrar”, explica.

Madrid es un destino cultural, gastronómico y de compras, no es un turismo de playa, eso hace que su público sea más exclusivo. “Aquí la gente viene a gastar”, aclara Ochoa.

 

LA MILLA DE ORO ESCAPARATE DEL LUJO MADRILEÑO. 

 

Si te vas de tiendas por la calle Serrano, la más cara de todo Madrid, es imposible evitar encontrarse con joyerías, concesionarios, marcas de ropa, pero todo lo más exclusivo en el lugar más exclusivo.

Si pensamos en lujo y en Madrid, nos viene a la mente la calle Serrano, la más cara de España y la columna vertebral de la “Milla de Oro”, porque sin duda es la calle más exclusiva del centro de la capital.

Para vivir aquí hay que pagar más de 10.000 euros el metro cuadrado. En esta señorial calle del barrio de Salamanca están las firmas de ropa, joyas, calzado y complementos más caras que existen. Es el lujo en su estado máximo.

LAS CIFRAS DEL VALOR DE COMPRA.

No solo el metro altísimo valor del metro cuadrado es el indicativo del lujo, sino que, por ejemplo, ocho de cada 10 euros en compras de productos de alta gama se gastaron en 2017 en Madrid.

 

LAS FORTUNAS LATINOAMERICANAS REVITALIZAN LA “MILLA DE ORO” DE MADRID, LA ZONA MÁS EXCLUSIVA DE LA CAPITAL ESPAÑOLA.

Ya pasado el primer trimestre de 2021 se empieza a ver la luz al final del túnel con el proceso de vacunación. Volverá el turismo, pero mientras tanto, debemos observar que las viviendas en el barrio de Salamanca no bajan de los US$1,2 millones.

Los señoriales edificios del madrileño barrio de Salamanca, justo al lado del parque del Retiro, albergan firmas de moda y joyería de lujo, exclusivos restaurantes y, desde hace unos años, concentran también muchas fortunas latinoamericanas.

El barrio en cuestión, junto con algunas calles aledañas, conforman la llamada “Milla de Oro” de Madrid, la zona más cara y exclusiva de la capital española.

Aquí es raro que el precio por metro cuadrado baje de los 7.000 euros (alrededor de US$8.385), y las viviendas no cuestan menos del millón de euros (US$1,2 millones).

Y la mayoría de compradores, ahora mismo, proceden de América Latina.

“Los más interesados en invertir son mexicanos, venezolanos, colombianos y peruanos, llegando a ocupar en torno al 60% de las ventas en el barrio de Salamanca”, le dice a BBC Mundo Ignacio Calzada, de la inmobiliaria Promora Madrid, especializada en viviendas de lujo.

 

HISTORIA DEL BARRIO DE SALAMANCA.

A mediados del siglo XIX el crecimiento de la población de Madrid obligó a derribar la cerca de Felipe IV para dejar sitio para los nuevos ensanches de la ciudad, que fueron el barrio de Argüelles y el barrio de Salamanca.

Este último fue promovido por iniciativa privada del Marqués de Salamanca (José de Salamanca y Mayol) y fue el primer ensanche en realizarse bajo dirección de Carlos María de Castro.

Se utilizaron los estilos arquitectónicos de moda en París para hacer un trazado rectilíneo con calles anchas y algunas especialmente anchas por ser las más destacadas. Dice la historia que el promotor de todo el barrio, el Marqués de Salamanca, murió con una considerable deuda dadas las dificultades que atravesó para terminar la urbanización del barrio.

La primera línea de tranvía de Madrid unió el barrio con la Puerta del Sol.  Tras su construcción a finales del siglo XIX, todo este barrio se convirtió en el hogar de la nobleza madrileña.

 

EL BARRIO DE SALAMANCA ENTRE LOS DE MAYOR NIVEL SOCIOECONÓMICO DE EUROPA.

 

El distrito de Salamanca es una de las zonas residenciales y comerciales más apreciadas de Madrid, y con mayor nivel de vida de toda Europa.  Un barrio alto, elegante, señorial, en el que el metro cuadrado se hace valer, con una comunicación excelente con el resto de la ciudad.

Actualmente, actores, periodistas, políticos, escritores de renombre etc. viven en este distrito. Pero, ¿sabes cómo comenzó? Vamos a repasar brevemente la historia del Barrio de Salamanca.

 

UNA NUEVA ARISTOCRACIA MADRILEÑA.

 

El barrio toma su nombre de José de Salamanca y Mayol, el Marqués de Salamanca, que promovió y dirigió su construcción a mediados del siglo XIX. El motivo fue el viejo urbanismo que lastraba Madrid en esa época como capital del país: mientras en las grandes capitales europeas se estaban implementando mejoras urbanas de calado, Madrid seguía siendo una urbe mayormente sin alcantarilladosin acceso fácil al agua, con abigarrados edificios donde se hacinaban sus habitantes, en la más absoluta insalubridad.

La monarca Isabel II aprobó por aquella época el proyecto del Ensanche de Madrid promovido por el urbanista Carlos María de Castro, para un crecimiento ordenado de la ciudad separando los barrios por clases sociales.

El Marqués de Salamanca quiso poner su granito de arena a este concepto creando un barrio aristocrático, en el que al menos los pudientes de la ciudad pudieran vivir en mejores condiciones.Y a través de ese nuevo barrio llegó la modernidad.

Para ser exactos, a través de las primeras casas levantadas, entre los números 28 y 36 de la calle Serrano.  En las nuevas viviendas, los dormitorios eran amplios y cómodos, con techos más altos, y mucho más espacio para una vida más fácil.

Los ventanucos se reemplazaron con grandes ventanales, que permitieran una mayor entrada de luz natural y de aire fresco (a partir de ahora, cada vez que hagamos esto mismo en una reforma lo llamaremos “Hacer un Salamanca”).

Estas viviendas contaban con calefacción que protegiera a sus habitantes del frío de forma más eficaz y segura que con los braseros de siempre. Y, quizá lo más importante, fueron las primeras viviendas de Madrid que contaron con agua corriente.

Un lujo que cambiaría la vida de todos, una vez se expandiera su instalación. Teniendo agua corriente, y con un cada vez mayor interés en la salubridad y la higiene, el retrete (que por lo general estaba junto al fogón) se escondería en estancias privadas.

En resumen: los nobles y burgueses adinerados de la ciudad tuvieron las primeras casas modernas de Madrid.

EL  BARRIO DE SALAMANCA Y SU URBANISMO.

 

Proyectos fallidos y conexión con el resto de Madrid

No todo fue un éxito en la construcción de este barrio, claro, ni todo siguió el plan establecido. De los mercados, cuarteles, iglesias y teatros que se iban a levantar sólo llegó una parte.

Las viviendas, en teoría, no podían superar los cuatro pisos, pero muchas los acabaron superando.

En cuanto al urbanismo, se planearon calles de veinte o treinta metros de ancho, espaciosas, flanqueadas por casas con grandes accesos para carruajes y patios interiores… que en muchos casos se convirtieron en un sub-entramado de callejones y callejas.

Pese a todo, el barrio creció, alcanzando pronto la cifra de 20.000 habitantes, entre los que podías contar a la flor y nata de la burguesía, la política y el mundo cultural del Madrid del XIX.

El Marqués de Salamanca tuvo que afrontar otros problemas con el barrio. Especialmente su lejanía con el centro, puesto que el distrito quedaba descolgado y alejado de la ciudad vieja.  Para romper ese aislamiento y acabar de insuflar vida a Salamanca, el Marqués buscó todo el capital que pudo reunir para crear, en 1871, la primera línea de tranvía de Madrid. Ésta uniría Salamanca con Pozas a través de Puerta del Sol, creando una arteria que sería definitiva para el crecimiento y la consolidación del barrio.

Desde entonces, Salamanca ha mantenido su concepto de barrio aristocrático y adinerado. Hoy encuentras por sus calles las tiendas más caras y de prestigio de Madrid, pero si buscas atentamente, todavía encontrarás edificios, o al menos accesos y portones, originales de aquella primera época.

Un pedazo vivo de historia, de la que puede uno sentirse orgulloso de formar parte.

 

 

 

 

Salir de la versión móvil