La incorporación de las nuevas tecnologías a la industria de la moda III – El Internet de las Cosas (IoT)

La incorporación de las nuevas tecnologías a la industria de la moda III – El Internet de las Cosas (IoT)

¿Qué es el IoT?

Desde el minuto cero en que Internet salió de nuestros ordenadores para llegar a nuestros teléfonos móviles supimos que sería imparable; que ya nadie podría detenerlo. Y, evidentemente, los continuos avances tecnológicos son un simple recordatorio de ello. Pero, ¿hasta dónde va a llegar el Internet?. La respuesta a esta pregunta creo que nadie la sabe; y es esa incertidumbre lo que hace que esta herramienta sea tan querida y odiada a partes iguales.

El Internet de las Cosas es una extensión tecnológica del Internet que, para la sorpresa de algunos, va mucho más allá de un reloj inteligente que te mide las pulsaciones.

Hoy en día el IoT, como lo llamaremos de ahora en adelante, está presente en la costura de las prendas con la intención de proporcionarnos a los consumidores diferentes funciones tales como regular nuestra temperatura corporal, medir la frecuencia cardiaca en nuestros entrenamientos o evaluar el patrón de sueño de un bebé. Increíble, ¿verdad?.

 

¿Qué papel juega el IoT en la industria de la moda?

Como todo en esta vida, todo tiene ventajas y desventajas; y en materia de tecnología el IoT no iba a ser menos.

Entre las ventajas que nos ofrece la incorporación del Internet a diferentes prendas u objetos se encuentra el beneficio para nuestra salud. Así como lo leen. Un buen uso del IoT permite un alcance masivo para evaluar y medir la salud de una persona mientras hace uso de los artículos deportivos. Desde los accesorios como los relojes inteligentes hasta la ropa que incluye un ECG y sensores para detectar nuestra frecuencia cardíaca. Y, aunque puedan parecer funciones innecesarias para algunos, para otros usuarios que llevan a cabo profesiones de alto riesgo como bomberos, policías o albañiles, pueden llegar a convertirse en indispensables.

Además, ¿nunca te ha pasado que metes un par de calcetines en la lavadora y cuándo vas a tender solo tienes uno? Pues ya puedes ir diciendo adiós a la gran frase de “mis calcetines se los ha tragado la lavadora” porque una de las ventajas que tiene el IoT es que puede hacer que este problema pase a la historia. No son pocos los diseñadores que plantean incorporar IoT a la ropa con la intención de proporcionar al usuario la ubicación de la prenda en el caso de que la pierda, estamos hablando de unos sensores instalados en los artículos, diseñados para enviar una señal al teléfono móvil de su dueño con la intención de saber su ubicación exacta.

Tampoco es un secreto que la moda transmite emociones, por lo que, solo era cuestión de tiempo que a alguien se le ocurriera vincular el mundo de la tecnología con el de la moda para hacer de ello una realidad. Ejemplo de ello es la invención de Lauren Bowker, diseñadora de The Unseen, quien ha creado un vestido que es capaz de comprender las emociones de la persona que lo lleva puesto a través de la detección de las ondas cerebrales, cambiando de color en función de cómo se siente quien lo lleva.

 

Ejemplos de algunas prendas que ya incorporan el IoT

A continuación vamos a poner de manifiesto algunos ejemplos de prendas y firmas que ya han incorporado el IoT

 

  • Wendu, es una marca creada por dos ingenieros españoles dedicada a la fabricación de camisetas con capacidad para regular la temperatura entre los veinte y los cuarenta grados a través del dispositivo móvil.
  • La marca Athos ha creado una camiseta de comprensión que controla el esfuerzo que ejercen los distintos músculos del cuerpo y que, además, permite monitorizar la frecuencia cardíaca, el gasto de calorías y los tiempos de descanso entre entrenamientos.
  • Las bufandas de Caroline Van Rentergherm permiten evitar las alergias, filtrando el aire para que llegue más limpio a los clientes y que, además, incluye un sensor que analiza la calidad del aire y que cambia de color cuando los niveles de contaminación son excesivamente elevados.
  • Sensoria Fitness ha diseñado los calcetines Smarrt Soca 2.0 los cuales incorporan tres sensores de presión que permiten recoger información mientras hacemos running u otros deportes cardiovasculares; de manera que monitorizan los pasos, los kilómetros recorridos, la velocidad media, las calorías quemadas y nos ofrece un seguimiento de nuestra cadencia. Además, disponen de un entrenador virtual que ayuda al cliente a mejorar el rendimiento de su entrenamiento diario.
  • La firma Spinali sacó Neviano2, un traje de baño que lleva incorporado un sensor de rayos UV para notificar a los usuarios en su teléfono móvil cuando deben volver a echarse la crema de protección solar.
  • Ralph Lauren ha diseñado la camiseta PoloTech SmartShirt, la cual además de permitirnos saber cuál es nuestro consumo de calorías en los entrenamientos, la intensidad y el pulso a la vez que mide los niveles de estrés.
  • El traje inteligente NFC de Samsung creadocon Rogatis, facilita al usuario el desbloqueo de su móvil, el intercambio de tarjetas de presentación y la configuración de los dispositivos de su oficina.
  • La española Constanza Más creó su proyecto Quantum el cual permite que la ropa conectada pueda expresar los sentimientos que con anterioridad han sido seleccionados con patrones, principalmente, los positivos.
  • Tommy Hilfiger, en sociedad con la empresa Pvilion, diseñó una chaqueta con distintas celdas para capturar la energía solar y así cargar la batería de los móviles, portátiles, etc.

 

 La lista continúa y, probablemente, cada vez sea más y más extensa. Lo que nos demuestra que el futuro de la industria de la moda está receptivo a los avances de las nuevas tecnologías.

Ahora bien, lo que si que tenemos que tener en cuenta es que la industria de la moda, a diferencia de muchas otras compañías, es un claro reflejo de las demandas de los consumidores, por lo que, a medida que estos van modificando su comportamiento, varía el tipo de oferta de los productos. Aun así, es evidente que tener la capacidad de obtener información de los consumidores en tiempo real y el hecho de poder ajustar la experiencia del cliente a sus deseos abre la puerta a un sinfín de oportunidades de negocio para las firmas. De manera que, el IoT vislumbra un futuro muy prometedor para todas aquellas empresas que apuesten por su incorporación, ya que sus marcas se ajustarán a la perfección a las necesidades de los clientes y éstos comprarán en consecuencia.



error: Este contenido esta protegido !!