Enrique Ortega Burgos

DISEÑADORES DE MODA COLOMBIANOS PARTE 1

CONOCE LOS MEJORES DISEÑADORES COLOMBIANOS EN ESTA SERIE DE ENTRADAS DE NUESTRO PORTAL.

En esta entrada analizaremos cuatro de los doce diseñadores de moda colombianos, centrándonos en su cómo desarrollaron sus vidas profesionales y aspectos personales destacados, siendo los primeros de este serial, Adriana Santacruz, Amelia Toro, Francesca Miranda y Hernán Zajar

 

LA DISEÑADORA ADRIANA SANTACRUZ.

 

Adriana Santacruz (1961) diseñadora colombiana nacida en Pasto, Nariño. Si algo la caracteriza es porque sus prendas elaboradas en telar se han destacado por ser confeccionadas con técnicas artesanales indígenas de tribus que dieron origen a sociedades que hoy habitan la ciudad de Pasto. Pero, además, su empresa da la oportunidad a familias de artesanos de trabajar conjuntamente y fusionar técnicas artesanales con el diseño.

Adriana desde niña aprovechaba cualquier oportunidad para disfrazar a sus amigos y ofrecer desfiles caseros, fue así como su gusto por el diseño y su creatividad fueron aplaudidos. En 1999 conquistó con su primera propuesta profesional de rescate de tradiciones indígenas, la isla canaria de Tenerife, España.

Empieza entonces a tocar las puertas de las principales personalidades del diseño colombiano, buscando hacer conocer su trabajo. Ha sido este esfuerzo el que le dio resultado pues participó en 2001 en “Expoartesanías” una de las ferias artesanales más reconocidas en Suramérica. Simultáneamente sus piezas fueron expuestas en una de las pasarelas más importantes de Colombia en ese entonces, “El Bogotá Fashion”, asistiendo tres veces consecutivas, desde 2001 a 2003.

Santacruz continua su trabajo proponiéndose edificar su nombre y trabajando conjuntamente con familias campesinas y empieza la etapa de perfeccionamiento, brindando capacitaciones a los artesanos para lograr fusionar el saber científico con el saber ancestral y así lograr las piezas que hoy lideran las pasarelas colombianas.

Ya en 2006, Adriana gana por meritocracia la pasarela Fucsia; en 2007 la revista Cromos le otorga el premio “Diseñador Revelación”; posteriormente fue invitada a compartir pasarela con la reconocida diseñador Agatha Ruiz de la Prada en un desfile destinado al beneficio de niños de escasos recursos, en la ciudad de Medellín. Finalizando este año, fue invitada a participar en la elección del reinado nacional de belleza, vistiendo a todas las concursantes.

Los años en que llegan los reconocimientos internacionales

En 2008 empieza con grandes metas que se inician con la invitación a participar en la pasarela identidad Colombia; posteriormente recibió un premio por el instituto Marangoni de Italia con una beca de estudios complementarios en Milán; finalmente, en este mismo año fue ganadora de una Bienal Iberoamericana de diseño en España. En 2009 fue invitada a participar en el “Cali Expo Show” uno de los eventos con mayor acogida en Colombia.

Un año después, en 2010, es ganadora del galardón a Mujer Cafam Nariño y primera mención de honor en Colombia, nominación que se otorga a las mujeres más reconocidas y que desarrollan una responsabilidad social impactante en su trabajo. También es invitada a Francia a realizar una pasarela en el día internacional de la mujer, para desarrollar a continuación una pasarela en Lima- Perú.

A su regreso a Colombia es invitada a una pasarela Avon, como principal objetivo el beneficio de las mujeres afectadas por el cáncer de mama. Finalizando este año logra exhibir sus piezas en Medio Oriente, en una galería de arte en Kuwait.

Después de esta trayectoria en la moda y el diseño, Adriana obtiene el máximo galardón al diseño colombiano, “El lápiz de Acero Azul”, otorgado por la reconocida revista “Proyecto y Diseño” en 2011. Debido a este galardón la empresa Hunter Douglas patrocinó su siguiente desfile que se trataba de la inauguración de su nueva tienda en Bogotá.​

Para los primeros meses de 2012, fue invitada a presentar su colección, en la Semana Internacional de la Moda y en 2013 fue nominada como representante oficial de Colombia por World Fashion Week. En el mismo año fue invitada como diseñadora internacional a Canadá, al evento Vancouver Fashion Week, para posteriormente presentar su colección otoño/invierno en Colombiamoda, el evento de moda más importante de Colombia.

A comienzos de 2014, presentó su colección 2014 en Mar del Plata, Argentina. Después participó en la semana de la moda en Chile. Recientemente lanzó su tienda virtual internacional. Fue invitada a cerrar la feria Ibagué Maquila y Moda con su colección Otoño/ invierno para después presentar su colección primavera/verano en Cali Expo Show 2014.

LA DISEÑADORA AMELIA TORO. 

 

 

Amelia Toro (1972) se formó en el Rhode Island School of Design y en la Parsons School of Design, de Nueva York. Trabajó en varias casas de moda y a finales de los 80 creó la suya, en la que no solo se fabrican prendas, sino historias de superación y emprendimiento.

La diseñadora Amelia Toro nació en Bogotá, pero su origen es manizalita y su vida ha estado anclada a Nueva York. Allí tiene casa desde siempre. Entre sus estudios de diseño de moda en el Rhode Island School of Design y Parsons en Nueva York, Amelia Toro regresó a Colombia para pasar una temporada de vacaciones.

Amelia recibió el premio de Women Together, que es un galardón que le fue otorgado por su trabajo con comunidades indígenas del país. Su reconocimiento internacional se debe a que es una diseñadora de modas que integra tradición, calidad, buen gusto y labor social en sus colecciones, además de acreditar entre sus méritos haber trabajado en la industria de la moda por más de 20 años y forjando un nombre que es sinónimo de prestigio y dedicación.

Sus proyectos con comunidades indígenas wayús, kunas y del Putumayo son características de la marca. Los diseños incorporan telas hechas a mano y artesanías fabricadas por estas comunidades, imprimiéndoles parte de su tradición ancestral. Por esta razón, Amelia Toro recibió el reconocimiento Women Together, una organización internacional que promueve el desarrollo sostenible, proyectos de capacitación comunitaria y la recuperación del patrimonio cultural.

Cada año, Women Together otorga un reconocimiento a personas, fundaciones o empresas que están en línea con sus objetivos. Shakira, Antonio Banderas, Juan Luis Guerra y la Fundación Mario Santo Domingo, entre otros personajes y entidades, ya lo han recibido. A ella este importantísimo galardón se lo entregaron en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

En su empresa trabajan madres y padres cabeza de familia que participan en todo el proceso de fabricación de la ropa. Desde su taller en Bogotá exporta colecciones a países como Estados Unidos, Japón, México y Chile.

“Este premio me cae del cielo. Primero, es un honor, una gran sorpresa porque es el reconocimiento al trabajo de muchos años. Eso no es algo que uno hace de un día para otro, sino lentamente, a lo largo de mi carrera. Cuando llegué a Colombia tuve la oportunidad de poder trabajar con comunidades, y lo he venido haciendo porque me apasiona. Me siento muy honrada de recibir este premio, pero es el equipo completo el que alcanza logros”, dijo la diseñadora.

La levedad según Amelia Toro

La marca vuela sola, pero no sin su creadora. En los seis países donde se vende, Amelia Toro, capaz de crear sin descanso, persigue el detalle de toda la cadena que exige el mercado de la moda. En Nueva York tiene casa desde siempre porque sus padres, y antes sus abuelos de ambas ramas, establecieron su hogar en esa ciudad norteamericana.

Sin embargo, el Manizales cafetero del industrial y emprendedor Pablo Toro, padre de Amelia, siempre fue más que una referencia geográfica en esta familia. Un lugar para el retorno, una razón para toda la saga inmersa en un entorno cultivado en el sentido más cultural del término. Los seis hijos de don Pablo y doña Gabriela (de ascendencia cubana) viven en el mundo.

La mezcla del español y el inglés en el idioma cotidiano está pues arraigada por generaciones. Una realidad también para los tres hijos adolescentes de Amelia Toro. Así, en medio de una marcada noción bicultural, creció la diseñadora que estudió en Bogotá (en el mismo colegio Nueva Granada que fundaron sus propias tías abuelas décadas antes) y en la Gran Manzana, en Rhode Island School of Design en la Universidad de Brown (con énfasis en arte) y luego en Parsons School of Design, donde recibió una formación más orientada a lo industrial.

Heredera del nombre de su abuela paterna que murió joven, Amelia Toro contiene para sí lo que las personas tímidas salvaguardan: casi todo sobre ellas. Desgranar su trayectoria exige ir haciendo breves paradas aquí y allá. Para conversar sobre su interés por los números. Para recuperar anécdotas infantiles alrededor de la pólvora en cometas con las que celebraban las fiestas en Miami.

 

LA DISEÑADORA FRANCESCA MIRANDA. 

Francesca Miranda (1970) es, sin lugar a dudas, una de las diseñadoras latinoamericanas más reconocidas alrededor del mundo, particularmente en lo que se refiere al diseño nupcial. Con él, un trabajo que la convierte en embajadora, conoció también diferentes lugares del mundo y las estéticas diversas de diseño que los caracterizan.

Francesca Miranda es, sin lugar a dudas, una de las diseñadoras latinoamericanas más reconocidas alrededor del mundo, particularmente en lo que se refiere al diseño nupcial. La salvadoreña, que hace ya más de veinte años reside en Colombia, se distingue por sus diseños atemporales, con un gusto exquisito por el refinamiento, que combinan la sensualidad femenina con la idea moderna del confort.

Sus primeros contactos con la moda fueron durante su infancia. En distintas entrevistas y conversaciones, Francesca Miranda recuerda el magnífico estilo de su padre, de quien aprendió a jugar con los distintos colores en el espectro de luz. Con él que era diplomático, también conoció distintos países y las diferentes estéticas de diseño enraizadas en cada cultura nacional.

Después de años experimentando con las prendas que encontraba en su casa y transformándolas en únicas creaciones para vestir a sus hermanas, Francesca Miranda estudió Mercadeo de Moda en Estados Unidos. En 1994, ya en Barranquilla, comenzó su carrera en el diseño, con el lanzamiento de una línea de ropa casual masculina para las tiendas ubicadas en diferentes provincias colombianas. Y fue tal su éxito que el siguiente año fue invitada a participar en Colombiamoda, el evento más grande de moda de este país.

En 1997, con tan solo 27 años, lanzó la primera colección de ropa masculina para su marca homónima. Y en 2000, expandió su marca para incluir ropa femenina, con la apertura de su boutique en Barranquilla. Después abrió tiendas en Bogotá, El Salvador y Cartagena, demostrando la creciente popularidad de sus diseños y el éxito de su negocio. En 2001, Francesca Miranda recibió el premio a la mejor pasarela de la Semana de la Moda de Miami, otorgado por Fashion TV París.

En 2010 lanzó su primera colección para novias, en asociación con el Group 868 Inc. en Nueva York. Con sus diseños femeninos y modernos, que con frecuencia toman referencias históricas para ofrecer una variedad de estilos que satisfagan las necesidades personales de las novias modernas, Francesca Miranda se ha consagrado como una de las diseñadoras nupciales más importantes del mundo, favorita de una variedad de fashionistas y celebridades internacionales.

Francesca Miranda reconoce que el mundo de la moda está mirando hacia Latinoamérica porque ofrece un componente fresco y muy buena energía, renovando el tradicionalismo del sistema de la moda internacional. Sin embargo, reconoce las dificultades para los diseñadores emergentes en la región, para lo cual sostiene que lo más difícil como diseñador es marcar una diferencia. Porque piensa que es muy importante que las colecciones sean genuinas, diferentes, ya que la realidad es que todo está inventado y es uno el que se tiene que reinventar.

Hoy en día, la diseñadora continúa ofreciendo diseños únicos, femeninos y modernos a la vez, y vistiendo cada vez a una mayor cantidad de mujeres alrededor del mundo. Y con la ayuda de su hija, Daniela Jassir, quien dirige la marca, Francesca Miranda es una de las más célebres representantes de la moda colombiana y latinoamericana en la esfera global.

 

EL DISEÑADOR HERNÁN ZAJAR.

 

Hernán Zajar (1956) nació en Mompox, Colombia, en una tierra de tradición republicana, alta alcurnia y exquisito folklore. Desde muy joven Hernán Zajar reveló una clara sensibilidad por la moda, pero comenzó su carrera como diseñador después de otras experiencias profesionales. De raíces españolas y ancestros libaneses, su infancia la vive entre gaitas, porros y cumbión.

Desde muy joven Hernán Zajar reveló una clara sensibilidad por la moda, pero comenzó su carrera como diseñador después de otras experiencias profesionales. Estudió Administración de Turismo en Saint Paul del Mar, cerca de Barcelona, y trabajó durante algún tiempo en hoteles del Caribe. Más tarde estudio diseño de modas en Colombia, así como también ha realizado cursos de especialización en Roma y Nueva York.

Cuando regresó a Colombia inauguró un restaurante, y allí fue cuando empezó a manifestarse su verdadera vocación, pues el mayor atractivo del local eran los desfiles de moda que allí él mismo organizaba. Desde entonces, la dedicación de Zajar al diseño no ha hecho más que afirmarse.

Zajar ha encontrado en el diseño de moda la mejor forma de expresar la magia del Caribe y la sensualidad femenina. Apenas 10 años después, Zajar ya ocupa un lugar muy destacado en el mundo del diseño de modas en Colombia.  Su carrera fue muy rápida, constantemente ascendente, y con una gran aceptación dentro del mundo del espectáculo, pues la mayor parte de los vestidos que vemos en la televisión colombiana son producto del talento y la constancia de este diseñador.

Zajar ha ideado el vestuario de series como Gallito Ramirez, Caballo Viejo, La Vorágine y Azúcar. Sus trabajos con las principales productoras del país son innumerables. Ha colaborado también como asistente de vestuario en el largometraje “Crónica de una Muerte Anunciada”, de Francesco Rossi, y en producciones teatrales como “Amigo del Alma” y “Entre Nosotras”.

Los diseños de Hemán Zajar son los preferidos de destacadas personalidades políticas colombianas y sus creaciones acompañan a numerosas reinas de belleza. Incluso la famosa modelo Claudia Schiffer, la playmate Samantha Torres, la actriz Joan Collins e Ivana Trump también han lucido modelos de Zajar.

En Miami fue catalogado como la nueva estrella del diseño en 2002 y en 2003 recibió el premio como mejor diseñador del año. Su experiencia y su indiscutible talento lo han llevado a ser profesor y director de tesis en los últimos semestres de la escuela de Diseño Arturo Tejada de Bogotá.

Su trayectoria en “Colombia Moda” toma fuerza desde que surge “Identidad Colombia”, una especie de experimento en las pasarelas que se ha convertido en el sello de Hernán Zajar y de otras dos diseñadoras que forman parte del proyecto, Beatriz Camacho y Amelia Toro. El ingrediente principal es la amalgama de nuevas tendencias sumadas al trabajo de los mejores artesanos del país.

Las delicadas filigranas que presentó Hernán Zajar en Colombia moda 2004 fueron muy importantes en su carrera por el gran impacto que produjeron por la delicadeza, elegancia y la consagración en la elaboración de cada prenda. Ha sido también el gestor de actividades gremiales entre los diseñadores, al participar en la fundación de Asdemodas, integrar su junta directiva y encargarse de la organización de Tendencias, uno de los desfiles semestrales de más exito en Colombia. 

También ha servido de enlace para que otros creadores de moda se vinculen con importantes campañas humanitarias, como el Salón del Diseño, llevado a cabo en favor de los enfermos del sida.  Esta larga y meritoria experiencia le ha sido reconocida en distintas ocasiones con diversos premios, como el de la revista Vanidades, que Zajar obtuvo en 1994 y 1995, y más recientemente el de la firma Johnny Walker, que le permitió viajar a Europa y participar en un taller con Valentino.

El estilo de Zajar no tiene fronteras, nunca deja de lado como fuente inspiradora el esplendor del trópico

En su trabajo, Zajar expone sobre todo la sensualidad de la mujer caribeña y, para resaltarla, sus modelos insinúan notablemente la figura femenina, ya se trate de llamativas creaciones de gala y trajes de fiesta o de sastres clásicos en paño con pespuntes. Predominan entre sus diseños los cortes al sesgo y los largos asimétricos.

Dentro de su variada línea es posible encontrar una gran gama de colores para cada ocasión, desde el rojo metálico hasta las más sutiles gradaciones de los tonos pastel.  En materia de géneros, se advierte también su gozosa vitalidad, el alegre sentido polícromo del vivir. Inspirado en la maríamulata, un pájaro negro, característico de la Costa Caribe colombiana, Hernán Zajar ha hecho un homenaje a la mujer negra y a la silueta de su cuerpo.

Así presentó su colección Maríamulata en la pasarela Movistar 2005, donde la moda se encuentra con la pasión. Esta colección conformó una auténtica expresión del trópico, de la sensualidad y la fuerza de las mujeres del Caribe. Los colores de los Wayuú en la Guajira, los tejidos nariñenses del municipio de Sandoná, la manufactura de la seda caucana y los infaltables joyeros de Mompox, fueron los artífices exclusivos de esta colección.

Las texturas seguían la línea del macramé, el croché y los telares, en consonancia con el cuero, algodones y fiques. En ellas se hizo evidente la calidad artesanal del trabajo de las comunidades Embera, Katíos y Wayuú. Hernán Zajar lo ha definido como una expresión de fibras, semillas, tagua, totumos y capullos de seda llenos de color y de brillo, en los que “los detalles de las prendas son artesanales”.

La alegría de la colección estuvo dada por el colorido que la iluminaba. Así, los tonos y sombras neutras de la moda urbana, han generado un alto contraste con las fuertes gamas del Caribe. La mujer cosmopolita, de ciudad, que sabe disfrutar de las emociones del folclore en medio de la elegancia y la expresión de toda su belleza, fue el prototipo elegido para Maríamulata, una colección que se ha caracterizado por ser refinada y llamativa.

SI QUIERES CONOCER MÁS SOBRE LA INDUSTRIA DE LA MODA EN COLOMBIA Y OTROS PAÍSES NO TE PIERDAS:

 

LA INDUSTRIA DE LA MODA EN COLOMBIA 1

LA INDUSTRIA DE LA MODA EN COLOMBIA 2

LA INDUSTRIA DE LA MODA EN COLOMBIA 3

LA INDUSTRIA DE LA MODA EN ECUADOR

LA INDUSTRIA DE LA MODA EN CHILE

DISEÑADORES DE MODA COLOMBIANOS PARTE 2

DISEÑADORES DE MODA COLOMBIANOS PARTE 3

 

Salir de la versión móvil